Podemos, en busca de la remontada

“Solo quiero pedirles dos cosas: la primera que no olviden, no olviden tarjetas black, no olviden los desahucios, no olviden Púnica, no olviden “Luis sé fuerte”, no olviden los ERE de Andalucía, no olviden la estafa de las preferentes, no olviden las colas en la sanidad, no olviden los recortes en educación, no olviden el 135, no olviden la reforma laboral”.

“La segunda cosa que les voy a pedir es que sonrían, que sonrían al 15M, que sonrían a las plazas, que sonrían a los vecinos que paraban desahucios, que sonrían a Ada Colau, que sonrían a los autónomos y a los pequeños empresarios, que sonrían a los que se levantan a las seis de la mañana para trabajar y a los que se levantan a la seis de la mañana y no tienen donde ir a trabajar, que sonrían a los madres con jornadas de 15 horas, que sonrían a los abuelos que se parten la espalda para estirar su pensión. Sonrían, sonrían que sí se puede”.

Bien por talento o por estar en el lugar y momento adecuado, Joe Rosenthal ganó el premio Pulitzer de fotografía el 23 de febrero de 1945. En la instantánea se aprecian cinco marines de los Estados Unidos y un médico de la Armada alzando la bandera patria en la isla japonesa de Iwo Jima. Con la misma vehemencia y la misma intención, Pablo Iglesias culminó el debate del pasado siete de diciembre con las 168 palabras que encabezan este texto. Le bastaron 50 segundos para esgrimirlas, y le sobraron otros diez para golpearse el pecho y sonreír con seguridad, a sabiendas de que había ganado el debate.

Todas las encuestas posteriores a ese minuto final plasmaban una clara subida de Podemos tras varios meses en los que habían ido cayendo de forma paulatina. Desde entonces, la formación hizo alarde de remontada en las redes sociales con tal de movilizar al electorado y decirles que ‘Sí se puede’, otro de los emblemas del partido y de aquel 15M en el que se germinaron sus principios. Ambos lemas fueron coreados una y otra vez en el mitin central de la Caja Mágica, donde se vieron las primeras lágrimas de Pablo Iglesias. El hombre del ceño fruncido y el enfado constante, llorando de emoción. Magia de verdad.

El programa electoral del partido ha sido tema de debate desde su fundación. Se ha cuestionado su viabilidad y lo han tachado de radical, pero convenció a los votantes en las Europeas, así como en las municipales y autonómicas del pasado mes de mayo. Si bien se han ido moderando con el paso de los meses, las propuestas de Podemos tienen las mismas bases que las originales: lucha anticorrupción, democratización de las instituciones, cumplimiento de los derechos sociales y blindaje del Estado de Bienestar.

No son favoritos para el próximo 20 de diciembre, pero su popularidad aumenta a pasos agigantados en detrimento de un PSOE que no está sabiendo convencer según las últimas encuestas. Ciudadanos sigue progresando a un ritmo menor, y el Partido Popular seguiría siendo el más votado pese a que necesitarían un socio de gobierno para revalidar mandato.

‘Democracia económica’

La economía ocupa el primero de los seis puntos que forma el programa de la formación de Pablo Iglesias. Incluye medidas como la participación ciudadana a la hora de decidir sobre la creación de grandes infraestructuras como el AVE o autopistas y un plan integral de lucha contra el fraude. También proponen ampliar la prescripción de delitos fiscales a diez años -actualmente lo hace a los cinco años- , aumentar los tramos del IRPF hasta el 55% que tendrán que abonar aquellas rentas superiores a los 300.000 euros y reducir el IVA al 10% para productos básicos como la electricidad, el gas y la calefacción que en la actualidad están al 21%.

Para recuperar los 1,4 billones del rescate de la banca, Podemos propone crear un “impuesto de solidaridad” fijado en los beneficios de las entidades intervenidas y la creación de una banca pública a partir de las nacionalizadas Bankia y Banco Mare Nostrum, que financiará infraestructuras públicas y a colectivos que no tengan acceso al crédito.

En cuanto a la deuda, proponen la derogación del artículo 135 de la Constitución que prioriza el pago a los acreedores en detrimento del Estado de Bienestar. Además, la cuantía pasará por una auditoría para concluir qué parte de ella es legítima.

En sus propuestas enconómicas destaca también la creación de un Plan de Bienestar Social y Modernización Económica de 25.000 millones anuales que incluye la renta garantizada, la mejora de los salarios y “la reversión de los recortes sufridos desde 2010”. En la misma línea, derogarán las reformas laborales de PP y PSOE para aumentar el salario mínimo de forma progresiva hasta llegar a las catorce pagas de 800 mensuales en 2018. Estas medidas irán acompañadas del impulso a la creación de empleo estable como propuesta principal de su programa económico.

La igualdad de género en el mercado de trabajo también es una prioridad para el partido de Pablo Iglesias: se aumentará la duración de los permisos de paternidad hasta igualarlos a los de maternidad y serán remunerados con el 100% del sueldo. Asimismo, se harán inspecciones para evitar la discriminación en “la contratación, promoción y retribución” de las mujeres.

La renta garantizada es la medida que más ha evolucionado con el paso del tiempo y la que más críticas ha recibido desde los partidos opositores. La propuesta con la que se presentan a las Elecciones Generales es la creación de una ayuda para los hogares que se encuentren bajo el umbral de la pobreza. La cuantía será de 600 euros para un solo miembro y aumentarán progresivamente por cada familiar hasta llegar al máximo de 1290€ mensuales, mientras que los trabajadores en situación de precariedad recibirán un complemento salarial hasta que sus ingresos alcancen los 900€. Aquellas situaciones de urgencia social como desahucios, pobreza energética o viviendas que no puedan mantener condiciones de dignidad también serán atendidas.

En caso de que Pablo Iglesias se proclame presidente este domingo, la edad de jubilación volverá a ser de 65 años sin que esto tenga impacto en la sostenibilidad del sistema de pensiones. Para ello, pretenden financiarlas mediante impuestos en lugar de por la Seguridad Social.

‘Democracia social’

A diferencia de lo propuesto por Ciudadanos, Podemos asegura en su programa social que el acceso a la tarjeta sanitaria será universal y la cartera de medicamentos financiados será ampliada tras negociar con laboratorios e implementar precios justos. Además, aumentarán el presupuesto del servicio en 8800 millones de euros para contrarrestar “los recortes en gasto sanitario acometidos en la última legislatura”.

El derecho a una muerte digna se aprobará con la Ley para la Libre Disposición de la Propia Vida, pero matizan que será necesario un debate entre la ciudadanía y los profesionales para establecer el grado de autonomía del enfermo que se encuentra en situación terminal.

La lucha contra los desahucios seguirá el cauce emprendido por los gobiernos municipales de Ada Colau y Manuela Carmena. Si bien no pueden poner fin a los desalojos de forma íntegra, aseguran que prohibirán aquellos que se lleven a cabo de manera forzosa y no tengan alternativa habitacional, por lo que podrán permanecer en su vivienda gracias a un alquiler social, financiado por grandes tenedores de vivienda como las entidades financieras o las filiales inmobiliarias.

También prometen el acceso garantizado a los suministros básicos: con el único requisito de estar empadronadas, se impedirán cortes de agua, luz y gas a las personas y familias en situación de vulnerabilidad. Los costes de esta medida serán abonados por las empresas del sector y, añaden, “estudiarán la posibilidad de crear una empresa suministradora pública”.

A los casi nueve mil millones que se invertirán en sanidad habrá que sumar los 13700 millones que se destinarán a la educación pública al final de 2020. Se garantizará la laicidad y la calidad del servicio, y finiquitarán la financiación a las escuelas concertadas salvo cuando sea por falta de plazas en la red pública. Tras derogar la LOMCE, se promoverá una nueva Ley de Educación respaldada por la comunidad educativa en la que los profesores deberán seguir una formación continua para asegurar la calidad en los centros educativos españoles. Asimismo, “se garantizará el aprendizaje en las lenguas cooficiales en cualquier territorio del Estado”.

El ratio de alumnado por aula se verá reducido, mientras que las inversiones en infraestructuras aumentarán notablemente. También se universalizará de forma gratuita la educación infantil de 0 a 6 años debido a la extraordinaria subida en los precios de las guarderías y a su difícil acceso.

En cuanto a la Formación Profesional, se ampliará la oferta de centros públicos y será gratuita en todos los niveles. Aquellos que opten por la universidad, en cambio, verán como disminuyen las tasas universitarias y se ofertan más becas. La última propuesta en educación del partido hará realidad el sueño de todo niño: fin a los deberes para que puedan “disfrutar de tiempo lúdico y de sus padres”.

Las ayudas a la dependencia aumentarán gracias al fondo estatal para la accesibilidad universal, que financiará programas, servicios y bienes que faciliten la vida a las personas con diversidad funcional. Será complementada por la Ley de Autonomía y Dignidad, aprobado mediante un pacto de estado para atender las necesidades de las personas en situación de dependencia, así como a sus familiares y aquellos que les atiendan.

Las más de 300 páginas del programa electoral de Podemos dedican un amplio espacio a la igualdad. Implementarán la perspectiva de género en la Administración Pública para que la igualdad entre hombres y mujeres se cumpla de forma eficaz, promoverán campañas para evitar el maltrato en lugar de enfocarlas a las víctimas y aprobarán la Ley Contra la Discriminación por Motivos de Identidad de Género y Orientación Sexual. También se acabará con la deportación de inmigrantes ilegales y de su encierro en los Centros de Internamiento de Extranjeros.

‘Democracia política’

La regeneración democrática y la transparencia han sido dos de las cuestiones más relevantes desde la fundación del partido. Junto a Ciudadanos, han condenado los numerosos casos de corrupción tanto del PP como del PSOE y a aquellos que se incorporaron a consejos de administración de multinacionales tras abandonar su cargo público.

Las medidas de Podemos pasan por la revocabilidad tanto de altos cargos como de partidos que incumplan su programa electoral. En caso de que se violara ese “contrato con la ciudadanía”, se convocaría un referéndum para que los españoles decidan si deben celebrarse nuevas elecciones, habiendo sido elegidos por primarias todos los candidatos.

El salario de los cargos electos será reducido y se revisará si verdaderamente requieren algunos complementos económicos como las dietas y desplazamientos. También pondrán fin a las indemnizaciones por cese, los sueldos vitalicios de exparlamentarios y se facilitará al acceso del Portal de Transparencia.

Otra de las medidas que pondrá el marcha Podemos será la nueva Ley de Financiación de Partidos Políticos, que ya no podrán endeudarse con ninguna entidad bancaria y tendrán la obligación de publicar la identidad de los que hayan donado más de 5000 euros por año. Por otra parte, se garantizará la gratuidad e independencia de la justicia y la derogación inminente de la Ley de Seguridad Ciudadana.

En cuanto al Modelo Territorial y el derecho a decidir, “se reconocerá constitucionalmente la naturaleza plurinacional de España” y el derecho de los gobiernos autonómicos a celebrar consultas sobre su relación con el resto del Estado. Asimismo, promoverán un referéndum en Cataluña y la transformación del Senado en una cámara de representación de derechos e intereses territoriales.

‘Democracia Internacional’

La regularización de inmigrantes ilegales y el cierre de los CIE son dos de los puntos más relevantes de las propuestas de Podemos en materia internacional, pero en su programa electoral también incluyen medidas para luchar contra los paraísos fiscales, auditar el convenio con Estados Unidos sobre la base de Morón, someter a consulta ciudadana la participación de las Fuerzas Armadas en una operación internacional y exigir una mayor autonomía de España y Europa en la OTAN.

En caso de llegar al Gobierno, el partido de Pablo Iglesias intensificaría las relaciones con América Latina y suprimiría las trabas de migración mediante acuerdos bilaterales. También se apoyaría la libre determinación del Sáhara Occidental y el reconocimiento del Estado palestino.

La montaña rusa de las encuestas

Desde que diera la sorpresa en las Europeas, Podemos ha sido el partido que más ha fluctuado en las encuestas. Llegó a convertirse en la primera fuerza en intención de voto, pero decayó progresivamente hasta experimentar un nuevo auge en las Autonómicas y Municipales del pasado mes de mayo. Fue a partir de entonces cuando los números dejaron de sonreír para la formación de Pablo Iglesias, ya que cayeron estrepitosamente a la cuarta posición tras la sorprendente subida de Ciudadanos. Sin embargo, la campaña de la remontada parece haber dado su fruto al impulsar al partido hasta la tercera fuerza más votada, a escasas décimas del PSOE.

Salvo en el que le enfrentó a Albert Rivera en Salvados, las mayoría de las encuestas concluyen que Pablo Iglesias fue el vencedor tanto en el debate organizado por la Asociación Demos en la Universidad Carlos III como en los posteriores de El País y Atresmedia. Tres de los seis militares que protagonizan la imagen de Rosenthal murieron días después durante la batalla de Iwo Jima. De momento, Pablo Iglesias sigue vivo en su asedio a La Moncloa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s