Nostalgia

En una escena de Cinema Paradiso, Totò se arrodilla para escuchar a un ya viejo y ciego Alfredo decirle: «No regreses, no pienses en nosotros. No telefonees, no escribas. No te dejes engañar por la nostalgia. Olvídate de todos. Si no resistes y vuelves, no quiero que me veas. No te dejaré entrar en mi casa ¿entendido?» Totò le responde con un «Gracias por todo lo que has hecho por mí. Hagas lo que hagas, ámalo, como amabas la cabina del Paradiso cuando eras niño», sentencia Alfredo.

La Habana, Cuba. (Foto: Francesc Xavier Bonet)
La Habana, Cuba. (Foto: Francesc Xavier Bonet)

La escena termina con un Totò de mirada lacónica moviendo escuetamente la mano a modo de despedida mirando a Alfredo y al cura del pueblo, que llega tarde a la despedida, mientras el tren se aleja.

Según el Diccionario de la lengua española, la nostalgia es «la pena de verse ausente de la patria o de los deudos o amigos así como la tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida», una definición que se antoja un tanto aséptica cuando uno la experimenta en sangre propia.

Volviendo a la película, Alfredo advierte a Totò de no dejarse engañar por la nostalgia, recordando que esta seduce y persuade mediante la mentira. Y es que, en esencia, la nostalgia no es más que un engaño. Es todo una mentira porque ese rincón del pueblo donde creciste, y que ahora te parece tan acogedor, no existe ya más que en tu mente. Puede que recuerdes en dicho rincón a tu abuelo andando con el bastón pero ahora tu abuelo apenas se levanta del sofá y ya casi no sale, si es que sigue en este mundo. Lo mismo sucede con esa habitación que alberga el escritorio donde hacías los deberes y pasaste noches de ansiedad ultimando trabajos para la universidad. ¡Incluso llegas a echar de menos esa ansiedad!, lo que pone de de manifiesto la desfachatez de tal engaño.

Es un burdo engaño porque si estás lejos de donde creciste y vuelves, te encontrarás con gente que ha cambiado pero que, paradójicamente, sigue siendo la misma. La ciudad que te vio crecer sigue siendo el mismo sitio donde no pasa el tiempo pero donde igualmente el tiempo no perdona. Puede que quieras volver a ese bar que fuese testigo de tus primeras borracheras pero ahora tiene otro nombre, otra decoración y otros dueños. De vivir lejos, volver para repetir esa comida familiar del domingo sería sucumbir ante la mentira ya que tu abuela, a tu lado sentada, no dirá las mismas cosas que decía cuando vivías allí. Volver para llenar el vacío de no tener a tus seres queridos sería un error y ese maravilloso gin-tonic que compartes con tu padre en tus visitas esporádicas se volvería amargo de convertirse en rutina. El pasado pertenece al pasado y está allí para no volver.

Totò (Salvatore Cascio) y Alfredo (Philippe Noiret), en Cinema Paradiso (1988).
Totò (Salvatore Cascio) y Alfredo (Philippe Noiret), en Cinema Paradiso (1988).

La nostalgia es una trampa, un burdo truco de la mente para evadirte de un tiempo presente que, si bien no te sabe tan dulce como quisieras, es donde debes estar ahora. Además, créeme, en unos años echarás de menos este momento presente del cual te quieres evadir.

La nostalgia son cantos de sirena. Y del mismo modo en que Ulises ordenó que le ataran a un mástil para no acudir a las sirenas, uno tiene que permanecer sereno y aferrarse a lo que se tiene en el momento a pesar de que no parezca tan apetecible.

Huye de la nostalgia. No te sumerjas en ella a no ser que quieras componer una canción o escribir algo. El refugio del presente puede que te parezca una casa austera, pero créeme cuando te digo que es una casa con los cimientos fuertes y que te tocará decorarla con esfuerzo con unos accesorios sólo disponibles en el presente.

La nostalgia tiene poco recorrido ya que sólo puede vivir a ráfagas. A veces por un comentario, a veces por una melodía o por una canción, pero una vez se termina el detonante, la nostalgia muere. Escucha una canción actual, lee un libro pendiente o lee el periódico de hoy. La pequeña punzada que da la nostalgia, créeme, desaparecerá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s