Altruismo Eficaz, una idea revolucionaria para la ética

Peter Singer, en una ponencia sobre el Altruismo Eficaz.
Peter Singer, en una ponencia sobre el Altruismo Eficaz.

El Altruismo Eficaz (o efectivo) es un movimiento comprometido con la idea de aplicar la razón y las evidencias para hacer el mayor bien posible.

Recientemente, William MacAskill ha publicado un libro Doing Good Better: Effective Altruism and How You Can Make A Difference que representa quizá el manifiesto del movimiento. El renombrado filósofo y ético Peter Singer también ha publicado un libro introductorio sobre Altruismo Eficaz: The Most Good You Can Do: How Effective Altruism Is Changing Ideas About Living Ethically.

El movimiento fue co-fundado por William MacAskill cuando era estudiante de filosofía y Toby Ord cuando era investigador posdoctoral, ambos en la Universidad de Oxford. Aunque la idea de usar evidencias basadas en la razón para transformar el mundo en un lugar mejor tiene su origen en recientes tendencias dentro de las ciencias sociales de aplicar a los programas de intervención social, cooperación y ayuda al desarrollo el estándar metodológico utilizado en biomedicina conocido como «ensayos controlados aleatorios».

Desde finales de la década de los ’90 y principios del siglo XXI autores como Jefrey Sachs, Michael Kremer, Rachel Glennerster, Sendhil Mullainathan, Abhijit V. Banerjee o Esther Duflo, por citar a los más destacados, han venido utilizando el rigor y los experimentos para poder examinar la eficacia de las intervenciones destinadas a erradicar la pobreza, mejorar la salud y/o educación global.

Pero el Altruismo Eficaz es mucho más que un mero cambio paradigmático en las metodologías para la ayuda internacional. El Altruismo Eficaz es un revolucionario marco filosófico para repensar  la cooperación internacional, los actos caritativos individuales o la filantropía.

Según MacAskill, el Altruismo Eficaz es una forma de contestar a la pregunta: ¿cómo puedo tener el mayor impacto positivo en los problemas que tiene el mundo (e.g. Pobreza global, cambio climático, salud, educación…)? Usando las evidencias y razón. Por «altruismo» se refiere a mejorar las vidas de los demás pero sin que signifique un gran sacrificio para el que ayuda y por «eficaz» se refiere a hacer el mayor bien con los recursos disponibles.

Las cinco preguntas fundamentales del Altruismo Eficaz son:

  1. ¿Cuánta gente se beneficiará y por cuánto?
  2. ¿Es esto lo más eficaz que puedes hacer?
  3. ¿Esta área está descuidada?
  4. ¿Qué hubiera pasado si tú no hubieras hecho nada?
  5. ¿Cuáles son las posibilidades de éxito y cuán bueno será el éxito?

La primera pregunta permite pensar concretamente en las diferentes acciones que mejorarán la vida de las personas y así no malgastar tiempo, ni dinero, en actividades que finalmente no tendrán un impacto positivo en las personas. La segunda pregunta, trata de que dediquemos nuestros esfuerzos y recursos no en actividades «buenas», sino en las «mejores». La tercera pregunta, nos dirige a enfocar nuestros esfuerzos en aquellas áreas que han recibido una menor atención. La cuarta pregunta, trata de que evitemos aquellas acciones que hubieran mejorado con o sin nuestra ayuda y la pregunta final que pensemos en la incertidumbre y los riesgos de nuestras acciones.

En el año 2011 el eslogan 1% vs 99% se hizo famoso para referirse a como el 1% de la población de las sociedades occidentales (teniendo como referencia EE.UU.) recibe el 24% de los ingresos totales, doce veces más que los ingresos típicos del trabajador medio. Aclamada fue la publicación en el 2014 del libro de Thomas Piketty, El Capital En El Siglo XXI, donde se presenta una trágica imagen de la dinámica del mayor crecimiento del retorno del capital frente al crecimiento económico lo cual produce grandes desigualdades. Esto es cierto. Los que no nos encontramos entre el 1% tenemos un sentimiento de indefensión y frustración ante esta situación de injusticia.

Pero si miramos a los datos marcoeconómicos de distribución global de los ingresos las sociedades occidentales son privilegiadas en comparación con el resto del mundo. Es cierto que la desigualdad está creciendo en el seno de nuestras sociedades, pero los habitantes de estas sociedades forman parte de ese 1% en comparación con el 99% que forma el resto del mundo que vive en una pobreza extrema. Incluso, como apunta MacAskill, una persona que viva por debajo del umbral de la pobreza en los EE.UU. sigue siendo más rico que el 85% de la gente en el mundo. Cerca de dos billones de personas viven con tan solo 1.50 dólares al día y esta equivalencia es para lo que con 1.50 dólares se podría comprar en EE.UU. en el año 2014.

Con estos datos macroeconómicos de trasfondo MacAskill introduce en su libro uno de los conceptos clave del Altruismo Eficaz: el Mutiplicador x100. Esta idea que es muy importante según MacAskill parte de una regle básica en economía que dice que el dinero es menos valioso para ti cuanto más dinero tengas. En las sociedades occidentales incluso el peor situado vive mejor que las personas que se encuentran entre los cerca de 2 billones en pobreza extrema. Con el efecto del Multiplicador x100 uno es capaz de beneficiar 100 veces más a una de estas personas que beneficiarse a sí mismo.

Otro concepto clave en el Altruismo Eficaz es el valor esperado. Maximizar el valor esperado cuando tomamos decisiones es la estrategia utilizada por economistas, estadísticos, expertos en gestión de riesgos y todo aquel que tenga que enfrentarse a la incertidumbre nos dice MacAskill. El concepto de valor esperado nos sirve para poder actuar no solo en aquellas áreas que son fácilmente cuantificables, sino también en aquellas que no lo parecen como el cambio político o la prevención de catástrofes.

Para saber dónde donar —a qué ONG, entidad o asociación del tercer sector—, qué causa debe ser priorizada —la pobreza global, cambio climático, salud o educación…—, o incluso qué carrera elegir para hacer el mayor bien que puedas hacer; el Altruismo Eficaz tiene un marco criteriológico que en un primer momento puede parecer contra-intuitivo, pero está avalado por evidencias basadas en la razón.

El Altruismo Eficaz desestima en principio seguir las principales prácticas del consumo ético como comprar solo aquellos productos con un certificado de comercio justo. Una de las modas dentro del consumo ético, nunca mejor dicho, es consumir solo bienes textiles de marcas que respetan las condiciones de sus trabajadores en las fabricas.

Las sweatshops como se conoce a las fabricas de electrodomésticos, textiles o juguetes dirigidas al consumo en los países ricos que tienen condiciones inhumanas de trabajo son el principal objetivo de lucha del consumo ético. Nos recuerda MacAskill que a la gente en los países ricos se nos conciencia y sensibiliza desde organizaciones del tercer sector con compañas para boicotear los productos que se producen en las sweatshops porque no son éticas. La gente con conciencia social tiene cierta hostilidad hacia las grandes compañías como Apple, Nike, o Disney porque dependen de sweatshops para manufacturar sus productos. Se asume que si dejamos de comprar estos bienes, estas sweatshops se verán obligadas a cerrar y los trabajadores dejaran de sufrir las condiciones inhumanas de trabajo que tienen. Pero esto no es verdad. Un análisis de Altruismo Eficaz nos dice que en los países en vías desarrollo los trabajos de las sweatshops son verdaderamente buenos trabajos. Las alternativas son peores para millones de personas. Si no existieran estas sweatshops la gente tendría trabajos peor pagadas o incluso desempleo.

Los salarios medios de los trabajadores de swaetshops en lugares como Haití, Camboya o Bangladés son 7 dólares, 5.50 dólares y 2 dólares, respectivamente. Estos salarios son bajos pero cuando los comparas con la media de 1,25 dólares que tienen de media muchos ciudadanos en estos países, entonces uno entiende cómo la demanda por estos trabajos en las sweatshops es tan alta, señala MacAskill en su libro. De hecho, economistas de la izquierda y la derecha del espectro político dicen que las sweatshops benefician a los países pobres. Por ejemplo, Jeffrey Sachs, de la Universidad de Columbia, uno de los economistas más comprometidos con aumentar los esfuerzos para combatir la pobreza extrema ha dicho en más de una ocasión que su preocupación no es que haya sweatshops sino que haya tan pocas.

Otra importante idea contra-intuitiva del Altruismo Eficaz es la elección de la carrera profesional para tener un impacto positivo en el mundo. La mayoría de la gente en las sociedades occidentales pensaría que para transformar y cambiar el mundo lo mejor es optar por una carrera profesional o un trabajo en una ONG. Falso. Trabajar en el sector privado, en la banca o en las finanzas y optar por lo que MacAskill denomina «earning to give» —ganar para luego dar— es según el marco criteriológico del Altruismo Eficaz mucho más efectivo para poder hacer el mayor bien en el mundo. No obstante, cada caso personal es distinto. Por eso la organización 80.000 Hours evalúa y guía sobre cuáles son las opciones de cada persona a la hora de elegir aquella carrera profesional que pueda tener el mayor impacto para crear una diferencia en el mundo.

Por último, el Altruismo Eficaz ha creado una plataforma de evaluación de ONGs o asociaciones que permite a toda persona interesada en hacer acciones caritativas o donar su dinero, tener un listado de las organizaciones más óptimas y eficaces. Las organizaciones son evaluadas en función del impacto positivo que tienen en el área al que se dedican porque la diferencia entre las organizaciones es increíble. Algunas organizaciones hacen hasta 1.000 veces más bien con la donación que haces que otras. Giving What We Can tiene un sistema de evaluación de las organizaciones que tienen el mayor impacto positivo a la hora de mejorar el mundo, pero además es un movimiento o comunidad de personas que se han comprometido en donar parte de su salario a las mejores causas para luchar contra la pobreza extrema, ayudar a la sanidad, educación global etc.

Sin embargo, no todo son elogios para esta nueva forma de hacer filosofía moral que no se dedica solo a teorizar, sino que quiere transformar el mundo en un lugar mejor. Amia Srinivasan, filósofa política, escribió una nota crítica sobre el Altruismo Eficaz en la London Review of Books con ocasión de la publicación del libro de William MacAskill. Para Srinivasan el Altruismo Eficaz «matematiza» la moral y solo tiene en cuenta las consecuencias como el utilitarismo, filosofía moral en la que se basa este movimiento. Le acusa de ser un movimiento conservador que solo quiere dejar las cosas como están sin hacer frente a las verdaderas fuentes de la miseria global como el comercio internacional, el nacionalismo, la corrupción, la degradación ambiental, el imperialismo, la subordinación racial y de género  o las fuerzas que las perpetúan. Le acusa de ser un capricho de conciencia social de una generación de jóvenes blancos de sociedades afluentes, de ser individualista o ser demasiado extremo porque demanda de las personas más de lo que pueden dar. La crítica de Srinivasan al Altruismo Eficaz no hay que pasarla por alto. Pero de lo que no cabe duda es que el Altruismo Eficaz es una idea revolucionaria para la ética que tiene el potencial de transformar el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s