Pitar

Pancarta exhibida en la final de la Copa del Rey 2009
Pancarta exhibida en la Final de la Copa del Rey en 2009.

Como ya todos saben, la final de la Copa del Rey será disputada por el Barça y el Athletic de Bilbao, y que, en esta final y en presencia del Rey, tanto éste como el himno serán abucheados por buena parte de los aficionados de los dos equipos. Esto, que en realidad es una soberana tontería, ha generado un intenso e intensito debate. Un debate sobre la libertad de los individuos, el honor de la nación, que si las suspensiones, que si tal, que si la abuela fuma. Los límites, siempre un problema de límites. Vayamos por partes, como un forense.

Pitar cosas es de mala educación. Si no te gusta que piten tu himno –y estoy convencido que a los que pitan el himno español no les gusta que le piten el suyo– no pites el de los demás; esto sería eso del tan manido y tan poco empleado «No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti.» Además, uno de los lemas del independentismo catalán es «Volem un país normal»; pues bien, en un país normal –como Eslovaquia o Islandia– los himnos de otros países no se pitan, aunque sea por pura cortesía. Y si se quiere demostrar el repudio al Estado hay dos excelentes oportunidades en las elecciones de mayo y septiembre, donde toca, y donde se van a decidir las cosas de verdad, no en un campo de fútbol.

Después también tenemos a los que dicen que estos dos equipos no deberían jugar. ¿Por qué? Mientras paguen impuestos –y pagan muchos– y sus cuotas a la RFEF, tienen todo el derecho del mundo a jugar, estén o no de acuerdo sus aficionados con la organización del Estado. Si no juegan, que no paguen. O los que dicen que pitar el himno es una ofensa a la Nación –siempre con mayúscula, para demostrar que se es no nacionalista, claro–. Esto es un grave error, ya que si fuera una verdadera ofensa a la Nación yo también debería sentirme ofendido, puesto que yo también soy Nación Española, o eso pone en mi DNI, y ya les digo que no me ofende; por tanto, como mucho, sería una ofensa a una parte no cuantificada de la Nación Española. A no ser que algunos sean más Nación Española que otros, los llamados españoles de bien. También les digo que es difícil ofender a un ente abstracto que ni siente ni padece como es una nación, a no ser que entendamos que una nación es un ente espiritual colectivo, un volkgeist. Entonces sería como una ofensa a Dios, Alá o al Gran Unicornio Rosa de Patas Lilas. Una ofensa a algo inmaterial e inabarcable. Y no nos descuidemos de la cuestión de la libertad del individuo, de los «Todos #JeSuisCharlie, pero como te atrevas a meterte con mi religión nacional te meto un puro que te enteras.» En este país sale más barato y está mejor visto hacer escarnio con las religiones trascendentales que con las religiones nacionales, sean cuales sean éstas.

Incluso algún famoso periodista ha llegado a comparar el pitido a un himno con el insulto a un jugador de raza negra; el insulto a una persona en concreto y por el color de su piel, con el pitido a una canción sin letra que representa a una administración pública. Uno empieza sacralizando la canción que representa al Ministerio de Agricultura y Pesca –entre otros– y se acaba creyendo que los derechos de las naciones son comparables a los derechos de los seres humanos.

Anuncios

4 Comments

  1. De acuerdo de principio a fin, no sólo porque a mi tampoco me ofende que se pite el himno sino porque aunque me ofendiera, no veo por qué mi sentimiento debiera estar protegido por el código penal o cualquier otra ley. Sería mi problema y de fácil solución además.

    Me gusta

  2. 1- Totalmente de acuerdo con que no se pite el himno. Me parece una soberana catetada.

    2- Eso de que pagan impuestos…será el Athletic porque el Barcelona (y alguno de sus jugadores) ya se ha visto que no lo hace.

    3- Citas países normales como Eslovaquia o Islandia. Ya sé por donde vas, querido amigo.

    Me gusta

  3. El artículo no tiene ni pies ni cabeza. Si se ofende a personas, signos y símbolos en los que una comunidad se siente –con sus más y sus menos– representados, se está ofendiendo a toda esa comunidad. No es tan difícil entenderlo. Otro desvarío claramente nacionalista de biel, y van…

    Me gusta

    1. No son paises normales? El que no sabe por donde va es usted, querido desconocido. Y si, pagamos muchos impuestos, en neto, mas que gran parte del resto del Estado. Y tenemos derecho a hacer lo que nos salga les ofenda o no.
      Cuando se tilda de etarra a cualquiera por el mero hecho de hablar euskera, la catetada castellana no se ofende, mas bien lo justifica.
      En resumen, jodanse y dejennos en paz, lerdos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s