Sonrisas y lágrimas

Debe oler a terciopelo. A lo que siempre me recuerdan las grandes citas. Elegante, caro, robusto y abrigado pero suave. Y como el terciopelo, cambiando de tonos al contraste de luces, imitaban a la tela todos lo que se dejaba caer por la octogésimo séptima edición de los Premios Oscars de la Academia. Porque se agruparon en una tarde-noche lluviosa, una mezcla de grandes con no tan grandes actores, actrices de igual guisa, acompañantes, periodistas, familiares… y las dos Jennifer, López y Aniston, que a esa edad y con ese cuerpo uno ya no sabe si son o no humanas. Como un grifo mal cerrado o el coche de los payasos, intermitente pero constante, la alfombra se fue coloreando sobre el rojo con todo tipo de firmas y vestidos con sus correspondientes actrices dentro. Salvo por Dakota Johnson, que desde que empezó en 50 sombras de Grey ya no sabía uno si aparecería dentro o fuera de su propio vestido. Lo mismo (o una escena peor) podría haber ocurrido con Emily Ratajkowsky; pero para disgusto de tuiteros pernoctantes la muchacha no apareció. El sombrero de J.K. Simmons, primer premiado de la noche, fue lo más y quizás único significativo entre los hombres: esmoquin negro y pajarita, casi todos. Eso, los andares encorvados del galardonado Eddie Redmayne que parece siguiera metido en su papel, y el esmoquin blanco de Benedict Cumberbatch, que si hubiera aparecido de repente con una bandeja de adobo y calamares nadie se habría sorprendido.

Miles Teller y JK Simmons, en un fotograma de Whiplash. (Foto: Daniel McFadden/Sundance Institute)
Miles Teller y JK Simmons, en Whiplash. (Foto: Daniel McFadden/Sundance Institute)

Neil Patrick Harris dio el pistoletazo de salida en un número musical espectacular con un juego de proyecciones y sombras de dificilísimo montaje, que sería el primero de otros tantos que habría en la gala, como la maravillosa canción de Selma. Pero quizás eso y su sketch fusión ‘BirdmanWhiplash’ fuera lo más destacado de la ceremonia. El resto se hizo largo y monótono, muy lineal, con un número de magia que tenía muy poco de mágico y actuaciones incomprensibles como Lady Gaga entonando Sonrisas y Lágrimas -que bien podría ser cada año el lema de la ceremonia-. No llegaba a la altura de O’Doherty en los Goya, pero no pasará a la historia como una de las grandes galas de los Oscars. Como si LEGO hubiera adivinado lo que iba a pasar, preparó estatuillas fabricadas con sus piezas y las repartió entre algunos actores del público. Acertaron dándole uno a Emma Stone, porque la pobre poco pudo hacer teniendo a Patricia Arquette en su categoría.

En los galardones, aparte de los actores mencionados ya premiados, no hubo tanto sorpresas sino decepciones. American Sniper llegó anunciada con gloria y se marchó por la puerta de atrás con pena. Las críticas anunciaban un film para la historia, quizás por la temática o por su director. Luego de que El Gran Hotel Budapest arrasara en los premios técnicos, con una banda sonora innovadora y unos planos simétricos dignos de la geometría más avanzada, empezó el duelo B&B: Boyhood & Birdman. Y aquí llegaron algunas sorpresas como que el trabajo y la originalidad de 12 años de Linklater quedaron sin valorar, dando a Iñárritu tanto mejor película como mejor director. Y no es que no las mereciera por ser mala, ni muchísimo menos, sino porque había otra que las merecía más.

Muchas veces el azar de presentar la obra en una u otra ceremonia puede dar o quitar galardones, por la diferencia de rivalidad entre ambos. Siempre he pensado que una nominación ya es una gran valoración a una película. Ganar o no el Oscar es la guinda a un pastel de competencia que varía cada año. ¿!ué habría sido de Nightcrawler o Foxcatcher de haber competido en otros años? Algo mucho mejor, seguro). Todo se reduce a que las películas que tienen uno o algunos Oscars son grandes películas, pero no todas las grandes películas tienen un Oscar. ¿Llegará alguna vez el año de Di Caprio?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s