Mis libros del año catorce

Hace unas semanas me puse a hacer resumen del año que acababa, y en ese resumen también entraron las lecturas. Por curiosidad hice una lista de todos los libros, y busqué las notas que había tomado de ellos y apuntado en una libreta —tengo el vicio de ir tomando apuntes de todo en libretas, desde libros a recetas o conversaciones—. Y pensé que podría hacer una piyeza con ese material. ¿Por qué lo publico? Siempre puede ayudar a alguien que tenía alguna duda sobre si leer o no un libro, o puede que descubra a algún nuevo autor. O puede abrir un interesante debate si alguien ha leído alguno de estos libros y no tiene la misma opinión sobre él que yo —hagan uso y abuso de los comentarios, que para eso están, para intercambiar opiniones, sin miedo—. Ya les aviso que no están en ningún orden especial, ni de calidad ni temporal ni nada, como me han ido viniendo a la memoria. Están todos los del año, los buenos, los malos y los raros. De algunos muy buenos tengo poco de decir y de otros más malos mucho, pero tampoco he querido ser exahustivo. Y tengan en cuenta que este es un acto de desnudez, ya que a través de las lecturas podemos saber cómo es una persona.

Historia de las tierras y los lugares legendarios. Umberto Eco. Una maravilla. Compilación de los lugares legendarios que el ser humano ha ido inventando. Desde el reino del Preste Juan a la Atalantida o Última Thule. A destacar las magníficas y profusas ilustraciones originales y la utilización de las fuentes primarias. Umberto Eco en plena forma. Por cierto, si se han leído sus novelas el libro todavía gana más, ya que se va viendo cómo utilizó todos estos sitios en ellas, especialmente en Baudolino, para mí su mejor novela, por encima de El nombre de la rosa.

Historia del rey Arturo; Diccionario de mitos. Carlos García Gual. Uno de los pocos intelectuales digno de tal nombre en este país. Ha hecho más por la cultura de este país desde su puesto en Gredos que la mayoría de salvapatrias abajofirmantes juntos. Quede dicho. Historia del rey Arturo es directamente el mejor ensayo en español sobre la Materia de Bretaña. Desde las leyendas galesas a sir Thomas Malory. Especial atención al apartado dedicado al Grial. Y después tenemos el Diccionario de mitos. No es un trabajo exahustivo en su extensión pero si en su profundidad. Muy centrado en el mundo grecorromano, pero hay que recordar que él es especialista en esta área.

H.P.Lovecraft, contra el mundo, contra la vida. Michel Hluellebecq. Nunca me había interesado por este autor; y he de confesar que por puro prejuicio. Grave error. Pero descubrí que tenía este ensayo sobre HPL y me dije: Si le gusta Lovecraft no puede ser tan malo. Y acerté. Como fan de HPL me he leído decenas de trabajos sobre él y su obra, y puedo decir que este es de los mejores. Me encanta el enfoque de Houellebecq sobre Lovecraft; y también la idea que tiene sobre la literatura de ficción. Ya tengo trabajo para 2015: Houllebecq

Descripción de Grecia. III Laconia. Pausanias. Una guia turística de la Grecia del siglo III d.c.. Es esto y poco más —que ya es muchísimo. Todos los templos, tumbas, monumentos, leyendas, obras de arte. Exahustivo trabajo de Pausianas. Obra imprescindible para arqueólogos, historiadores, mitólogos y pocos más, si no eres “profesional” o un gran apasionado puedes morir en el intento. Volumen dedicado a Esparta. Un volumen por año.

El resentimiento trágico de la vida. Miguel de Unamuno. Los apuntes que Unamuno tomó en Salamanca. Un libro durísimo y descarnado, la evolución de los pensamientos de Unamuno desde el inició de la guerra hasta su muerte a finales del 36. Del apoyo a los Nacionales como mal menor a el hastio y la desesperación al ver como no eran mejores que los “hotros”. España. Rojos color de sangre, Blancos color de pus. Me sirvió de gran ayuda para este artículo: «El mal de España»

Vita Nuova. Dante. Para mí —apasionado de Dante— haberlo leído tan tarde es un pecado. Cuando cumplí los 18 años mi madre me regaló La Divina comedia de Dante, y desde entonces se ha convertido en uno de mis libros favoritos. Es un libro total, un libro cerdo —del que todo se aprovecha—. La Vita es el germen de la Divina Comedia. Es un librito de 50 páginas donde Dante nos explica su amor por Beatrice —la Divina Comedia sólo se escribe para inmortalizar su figura—. Entre sonetos y canciones amorosas nos va contando su patología: el enamoramiento, un enamoramiento absoluto. Como curiosidad: cuenta que los poetas empezaron a utilizar las lenguas romances en vez del latín porque sus enamoradas no entendían esta última lengua, y claro, no les llegaba bien el mensaje. Las literaturas en las lenguas románicas surgieron porque se tenían que pagar fantas —siendo la Divina Comedia la mayor fanta jamás contada—.

La desventura de la libertad. Pedro J. Ramírez. La sorpresa más agradable del año. Me lo agencié por Sant Jordi, con firma del autor incluida. Todos los que me siguen por el tuiter conocen mi opinión sobre Pedro J. como periodista: muy bueno, independiente, pero con un grave problema con la verdad y el saber rectificar. Pero como historiador es brillante, sin paliativos. Seguramente el mayor experto español en la Revolución francesa, y en este libro que tambíen lo es de la primera mitad del Siglo XIX español. Casi no hay estudios y libros contemporáneos sobre el XIX español, es un siglo olvidado —como el XVIII—, y agradezco cualquier intento para sacar a la luz episodios de esta época, y más si se hace con maestría. Libro agradable de leer —cosa muy difícil en este campo—, interesante y del que se pueden sacar provechosas lecciones. Ojalá se dedicara más a la historia y menos al periodismo.

la-desventura-de-la-libertad

El capital en el Siglo XXI. Thomas Piketty. No entendía su éxito, y lo leí; después de leerlo continúo sin entenderlo. No soy un experto en esta materia, y siempre me he dejado guiar por la opinión de mis economistas de cabecera, pero en esta obra hay “cosas” que incluso un “principiante” puede ver. Uno de los objetivos de Piketty es reducir la ratio Volumen de capital nacional/Cuantía de la renta nacional, pues bien, esto sólo se ha conseguido dos veces en toda la historia: después de las dos guerras mundiales, vaya negocio. Para implementar su programa impositivo este debería ser aplicado a nivel global, cosa imposible, a no ser que sea bajo un gobierno único —ya que el capital que quiere confiscar puede huir a países o continentes más favorables—, cosa que no veo factible. Y culpa de la desigualdad social creciente en Europa a la pérdida de poder del sector público sin tener muy en cuenta la internacionalización de la economía y la nueva división internacional del trabajo que ella conlleva. También cree, inocentemente, que los políticos utilizan el presupuesto para mejorar la vida de los ciudadanos, no para ganar elecciones —no conoce el AVE por lo que se ve—. Gran trabajo documental —que servirá para otros estudiosos, cosa que es de agradecer—, análisis cojo, buenismo, y soluciones disparatadas e inaplicables. Para mí ha sido una gran pérdida de tiempo y dinero.

Perros de Paja. John Gray. Autor descubierto en 2013, el gran descubrimiento del año trece. Con esta obra empecé el año. Gray se propone derribar las ilusiones que nos hemos creado los humanos. Somos animales, simples monos con gran inventiva y aires de grandeza, no somos mejores que las otras especies. Desnuda a la humanidad de todas las mentiras —las religiones, las religiones laicas, el humanismo, el cientificismo, el Progreso en nombre del cual tantas muertes ha habido (el nazismo y el comunismo esgrimían el Progreso como estandarte), las buenas intenciones e ideas que siempre acaban oscurediéndose, cualquier tipo de idealismo— que se ha inventado para autoengañarse, para huir de su animalidad, la única especie que se niega a si misma. No hay solución. A destacar que en este libro he encontrado la mejor refutación al libre albedrío, y también la previsión —hecha hace una década— de la progresiva desaparición de la clase media que ahora sufrimos. Como puntos muy discutibles de su pensamiento estarían su malthusianismo y el apoyo a la Gaya de Lovelock, conceptos dudosos.

El último héroe. Terry Pratchett. Uno de mis “oasis”, la vida es un desierto pero a veces encontramos oasis donde refrescarnos y coger fuerzas, cada uno tiene los suyos, y este —Pratchett— es uno de los míos. Asistimos a como Cohen el Bárbaro, también conocido como Gengis Cohen, y su Horda plateada de octogenarios son los últimos héroes sobre el Mundodisco, pero antes de sumirse en las brumas de la historia quieren hacer un último acto heróico. Devolverán a los dioses del Cori Celeste el fuego que el primer héroe les robó, y lo van a hacer a lo grande, van a volar el Cori Celeste con los dioses dentro—cosa que dejaría sin magia al Mundodisco, que bueno, sería psé si no fuera porque el Mundodisco funciona gracias a ella—. El pobre Rincewind será el encargado de pararlos. Pratchett tiene un efecto muy curioso: te produce carcajadas a mandíbula batiente, pero en este libro la carcajada se troca en la mayor parte de la historia en sonrisa triste. Como dice el subtítulo del libro: Una fábula del Mundodisco.

Cinismos; El vientre de los filosofos; Contrahistoria de la filosofía vol. I y II. Michel Onfray. El descubrimiento de este año. Anarquista de izquierdas, contrario a cualquier idealismo que sólo puede llevar al totalitarismo, defensor y reivindicador de las filosofías materialistas enfrente de las idealistas y de la filosofía como guia de vida. Gran historiador y analista y peor economicista, sociólogo o pensador. Grandioso trabajo sobre el cinismo, hedonismo, epicureismo, mi querido Demócrito, Lucrecio, los gnósticos o Montaigne, se nota que sabe de lo que habla. Esto por lo que le he leído por ahora en Cinismos o los dos primeros volumenes de Contrahistoria, veremos en los.siguientes. Eso sí, es un exagerado y un maniqueo, sí, pero su trabajo se ha de tener muy en cuenta, y abre un nuevo punto de vista. Además de tratar sobre los “olvidados”, los heterodoxos.En Los vientres de los filósofos realiza un gran trabajo sobre los filósofos y la influencia de sus dietas. Exquisito trabajo. Además, escribe de maravilla y tiene un sentido del humor esplendido.

Allegro ma non tropo. Carlo Maria Cipolla. Dos geniales ensayos del gran historiador económico Carlo Maria Cipolla, seguramente el mejor, tengo pendiente para el año que viene su historia económica. Pero vayamos al asunto: en el primero, El papel de las especias (y de la pimienta en particular) en el desarrollo económico de la Edad Media, o cómo crear una teoría disparatada a partir de datos ciertos. Es buenísimo, y una crítica sangrienta a cierta manera de tratar la historia. Y el gran tratado Las leyes fundamentales de la estupidez humana. El texto más útil que he leído este año, gracias a él ya sé cómo distinguir a los estúpidos y así evitarlos. La mayor amenaza que sufre el género humano.

Colorado Kid. Stephen King. El libro menos King que haya leído, pura novela negra. Una estudiante de periodismo en prácticas, dos viejos periodistas que llevan un periódico local, un antiguo caso sin resolver muy extraño, y Maine. No sé si el libro —y su desenlace— es un bluff abismal o una genialidad táctica.

Discursos VII. Cicerón. Séptimo y último volumen de la editorial Gredos dedicado a los discursos completos de Ciceròn. Traducción y trabajo introductorio magníficos, pero para mi gusto hay muy pocas notas. Volumen dedicado a discursos judiciales, por lo que la mayoría son bastante aburridos si no eres un apasionado de la cuestión. Pero entre ellos encontramos joyas como el Pro Rabirio, uno de los mejores discursos de Cicerón; o la delirante sesión de ego —qué ego tenía— en el Pro Sulla; o los hipócritas y brillantes tres últimos judiciales que preparó, los famosos discursos cesarianos, como el Pro Marcello o el Pro Ligario, donde alaba sin cesar a César, el mismo César que pondría a parir unos cuantos meses después al ser asesinado. Además es un libro magnífico para entender las motivaciones que siempre motivaron a Cicerón como abogado —y como todo—: Él > Él > Él >Su cliente > Roma > Estado de Derecho.

José Ortega y Gasset; Materiales para una biografía. Jordi Gracia. La biografía de Ortega ha sido el último libro del año, regalo de Navidad. Es un trabajo extraordinario, como todos los de Jordi Gracia. Considerado como el mejor ensayo del 2014, seguramente con razón. Ortega era un autor que nunca me había caído especialmente bien, pero gracias a benéficas influencias externas que agradezco lo he llegado a apreciar en su auténtico valor, que no es poco. Nos encontramos por fin ante una obra que analiza por completo a la obra y al autor, sin odio ni querencia alguna, asépticamente, ya era hora. Nos enseña su soberbia, su mesianismo —él estaba convencido que estaba llamado a hacer grandes cosas—, pero también su genialidad e inteligencia. Y desmonta las mentiras de Gregorio Morán, el otro gran biógrafo de Ortega —tampoco ha habido muchos—, sobre Ortega y el franquismo. Y en Materiales para una biografía Gracia publica una selcción de textos de Dionisio Ridruejo, una de las figuras políticas más fascinantes —y poco conocidas— de la España del siglo veinte. Y tal y como indica el título la lectura de los textos sirve como base biográfica, en ellos se va viendo el extraordinario viraje de Ridruejo del fascismo a la democracia. También servirá como material para una pieza que estoy preparando precisamente sobre este viraje, esta rectificación.

El hombre sin rostro. Masha Gessen. Biografía de Putin y de cómo ha llegado a tener el poder absoluto en Rusia. Cuando se produjo la crisis ucraniana le pedí a un amigo y cliente ruso —que además me recomienda techno ruso— que qué podía leer para entender qué era Putin: me recomendó este libro. Después descubrí que el autor era amigo del oligarca y opositor Berezovski, y entendí la recomendación. No tengo mucho con lo que comparar, pero por lo que sé de ese país me parece un trabajo honesto. Putin y el KGB, su llegada al poder, su relación con los oligarcas, su programa autoritario, el caso del submarino Kursk, el terrorismo, Chechenia, los asesinatos de disidentes y periodistas… La oscuridad que nos viene del este.

La traición de la libertad. Isaiah Berlin. Transcripción de seis conferencias que Berlin dio en 1952 en la BBC. Conferencias dedicadas a desmontar —con bastante éxito a mi parecer— el discurso liberticida de seis grandes pensadores que han creado el mundo moderno: Helvétius, Rousseau, Fitche, Hegel, Saint-Simon y De Maistre. Obra imprescindible para cualquier liberal, ya que el liberalismo no es sólo querer pagar pocos impuestos, es la defensa de la libertad del individuo. Todos dicen defender la libertad de la humanidad, todos creen estar haciendo el Bien, todos acaban traicionando a la libertad. Hay mejores y peores conferencias, para mí las mejores son las que analizan la obra de Helvetius y de la Ilustración en general y la dedicada a Joseph de Maistre, precursor del fascismo. En esta casa hay un excelente artículo de Alain Acevedo sobre Berlin: «Opiniones contrarias».

El camino de la magia. John Joseph Adama. Recopilación de los mejores relatos fantásticos de la primera década del milenio, de los mejores autores, sin exagerar. George R. R. Martin, Neil Gaiman, Ursula K. Le Guin, Lev Grossman, Orson Scott Card, Marion Zimmer o mi adorada Susanna Clarke. El nivel se mantiene muy elevado a lo largo del libro, y es una de esas recopilaciones que van muy bien para descubrir nuevos autores, en mi caso: Simon R. Green y Jeremiah Tolbert, con sus magníficos relatos de Mago callejero y Destierro de un click, un giro novedoso e incluso necesario en este campo.

Madrid. El advenimiento de la República. Josep Pla. Brilante crónica del Madrid de cambio de régimen. Maura y su arrojo, Azaña y su cobardía, Ortega y su conversión al republicanismo, Unamuno y su cambio de opinión por dinero —el que le robaron en el bus y que le hizo perder la fe en el nuevo régimen—, Camba y sus intentos de ser embajador, los catalanes en Madrid, los madrileños, la masa convertida en turba, las primeras persecuciones religiosas. Y el sentido del humor de Pla. Un magnífico documento. Eso sí, al leerlo no hay que olvidar que Pla escribía sabiendo quiénes eran sus lectores, y por entonces lo eran los burgueses catalanistas.

Diarios. Arcadi Espada. Periodismo, simplemente. Libro de obligada lectura para cualquier periodista, quien lo quiera ser en el futuro o que esté interesado en esta profesión tan desprestigiada —muchísimas veces con razón—. Es conocida mi opinión sobre sus posiciones políticas o bioéticas —eugenesia—, pero como periodista, y especialmente como analista del periodismo, es magnífico. Y a esto es a lo que se dedica en este libro. El periodismo del año 2001. A destacar el pequeño estudio —dos decenas de páginas— sobre el trato periodístico que se dio en 1979 del terrorismo. Con este libro se aprende.

36546958

La Primera República. Francisco Martí Gilabert. Indignante. No el libro, que quede claro, lo que es indignante es que este sea el único estudio sobre este periodo que se haya escrito en los últimos cincuenta años. Un abandono absoluto por parte de los historiadores, y eso que precisamente no fue un episodio para nada aburrido. Se me escapan las razones de este abandono, creo que simplemente no interesa hurgar. El libro está bien, aunque se queda corto, pero se agradece el intento. O alguien se pone pronto a estudiar a fondo este periodo o me pondré yo.

Neü sex. Shasha Grey. Me lo regalaron en plan broma; pero después de leerlo sólo puedo decir: muy interesante. Muy interesante y poco pornográfico. En serio. El día a día de una actriz porno, y no de una cualquiera. Demostrando que tiene cerebro, bastante, y mucho arte en hacer fotografías. La bancamos.

¿Tenían ombligo Adán y Eva? Martin Gardner. Recopilación de artículos del genial Martin Gardner. En ellos se dedica a desmontar las pseudociencia, la homeopatía, las teorías OVNIs, a Freud, la orinoterapia, el creacionismo… Cualquier tontería que ya haya sido desmentida por el fact científico pero que mucha gente continúa creyendo. Imprescindible libro que se lee muy bien. Gardner educa y entretiene —además de azotar con gran gracejo—. Por cierto, este autor tiene una edición anotada de Alicia en el país de las maravillas que es una delicia altamente recomendable.

Imposturas intelectuales. Alan Sokal; Jean Bricmont. Llegué a este libro gracias a Gardner. Libro denso, serio, mal escrito, pero interesante e imprescindible si se tiene un mínimo de interés en estas cuestiones. El libro tiene dos partes bien difefenciadas: la primera dedicada a encontrar los errores científicos de ciertos intelectuales que se meten donde no deberían y hacen errores de bultos, especialmente posmodernistas. Veremos pasar a Lacan, Braudillard, Guattari, Deleuze… Y en la segunda parte nos encontramos un ataque al relativismo cognitivo en las ciencias naturales. Mucho mejor la primera parte que la segunda, sobre todo porque la primera es totalmente irrebatible. Es un gran trabajo.

Fragmentos de épica griega arcaica. Alberto Bernabé. Una de esas joyas que crea la Editorial Gredos. Tal y como indica su nombre son fragmentos y lo que queda —escolios, resúmenes— de las obras épicas griegas que se han perdido. El libro más drámatico que he leído este año. Es como si de aquí mil años de El Padrino sólo quedaran unos cuantos fotogramas y tú supieras que era una obra maestra. Ecos de obras maestras. Sólo recomiendo leerlo si estás muy interesado en la cuestión.

Oro y sangre. Anne Rice. Cada persona tiene sus vampiros favoritos, y los míos son estos: los vampiros de Anne Rice. Vampiros modernos pero alejados de cualquier tentación crepuscular, vampiros con profundidad y personalidad, cosa difícil de encontrar hoy en día. No es la mejor obra de Rice, que en los últimos años ha ido de bajón, ni se aproxima a maravillas como Entrevista con el vampiro o La reina de los condenados, pero la fuerza y carisma del protagonista, Marius el Romano, arregla la obra.

 —Alfonso XIII y Cambó. Borja de Riquer. Trabajo de uno de los mejores historiadores que tenemos en Cataluña, digno hijo de su padre. Trabajo imprescindible para entender la política catalana —y española— del primer tercio del siglo XX, y por ende también de la política actual, el camino por el que se ha llegado hasta hoy. La relación entre el representante de la peste borbónica y el de la burguesía catalana. Magníficamente documentado, con algunos datos inéditos.

La ira de los ángeles. John Connolly. Nunca agradeceré lo suficiente a la bibliotecaria de mi pueblo que me.recomendará hace ya doce años a este autor. Otro oasis, más oscuro, pero oasis. Doceava entrega del antihéroe Charlié “Bird” Parker, detective privado, uno de los personajes más torturados que he tenido el gusto de conocer. Los bosques de Maine, cosas que se mueven en ellos, el regreso de los que se creen ángeles caídos, y sobre todo, el regreso de Brightwell. La saga cada vez se va ensombreciendo más, pero vuelve a recuperar el nivel perdido en anteriores entregas. Y recordemos lo que dice siempre Connolly, básico en su obra —y en la vida en general también—: «La gente no se comporta siempre racionalmente. El mundo es mucho más raro de lo que parece.»

Anuncios

7 Comments

    1. Muchas gracias, Antonio. Ya ves que al final te hice caso y escribí el post. ¡Recuerda que tú también debes ponerte a ello! Jajaja Y no sé si te refieres lejos ideológica o físicamente, pero en el primer caso coincidimos en algunas cosas, eh.

      Me gusta

  1. ¿Cuál es la utilidad de este artículo? ¿De qué nos informa? De que el que lo escribió ha leído unos cuantos libros, unos mejores que otros (sin que eso signifique nada especial.) ¿Qué aprendemos de él? Me temo que nada. Es el tipo de notas deslavazadas que uno garrapatea en su diario pero no las publica porque carecen de interés salvo para refrescarse la memoria uno mismo.
    Lamento decirlo pero la verdad es que este periodista, por lo que le he leído hasta ahora, es flojillo. ¿Es amigo del director, o accionista de Highway?

    Me gusta

  2. Comprendo que le he molestado, señor Figueras. Le presento mis sinceras excusas, me dejé llevar por el mal genio al acusarle, por alusiones, de enchufado. Lo siento. La vida ya es bastante dura como para hacer daño a alguien al que encima ni siquiera conoces. Permítame, sin embargo, y sin malicia, que le recuerde algo que sin duda ya sabe usted: que se puede ser feliz, y hacer mucho bien a los demás, sin necesidad de escribir. ¡Se pueden tener muchos otros talentos! Deje la escritura para quienes tienen el talento adecuado y busque cuál es el suyo…

    Me gusta

  3. Hombre, no se puede comparar –como hace el prolijo articulista– al gran Martín de Riquer con su hijo. El primero es un filólogo formidable; el hijo, Borja, un "historiador" del montón y poco fiable, por su fe secesionista (fe confesa y pública: no me lo invento yo). Por cierto que si se necesita a un historiador como éste para "entender la política catalana y española" del siglo XX, vamos aviados. Y si el articulista se refiere a la institución monárquica (todo lo criticable que se quiera) como "la peste borbónica", entonces ya sabemos de qué pie cojeamos. ¡Qué pesados resultáis los separatistas, Biel! ¡Eso sí que es una peste! ¡No perdéis ocasión de dar la matraca con vuestros complejos de inferioridad-superioridad! ¡Descansa, chico! ¿No ves que esta manía te está haciendo daño y te descalifica?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s