Debemos ser Charlie Hebdo

Ayer cené con mi madre, y hablando de la actualidad salió el caso del atentado islamista contra Charlie Hebdo. Que saliera era una cosa inevitable. Lo sorprendente fue lo que me dijo: «No escribas sobre esto, ni hables mucho de ello, que ya ves lo que pueden llegar a hacer, y nunca sabes quién te lee. Hay mucho loco». Fue una gran sorpresa, porque era una recomendación que venía de una persona que nunca ha tenido miedo, y menos por cuestiones políticas, una persona que estuvo afiliada a la CNT cuando era ilegal, que nunca se ha callado por nada. Este era el alcance de la victoria de los yihadistas ayer: que una persona que nunca había tenido miedo temiera por si su hijo decía algo inconveniente para los islamistas en un magazine digital o en cualquier red social. Un hijo que además ni es conocido ni nada parecido, o sea, que difícilmente me iba a pasar algo. Creo. Espero. Pero este no fue el único signo de miedo que vi ayer, ni el más importante, por supuesto. Por ejemplo, el prestigioso The Telegraph publicó una foto donde aparecía una de las viñetas por las que fueron asesinados los miembros de Charlie Hebdo; pues bien, esta viñeta salía difuminada, para no molestar. O ya por la noche, cuando empezaron a salir las ediciones de los periódicos para hoy. Casi ninguno de ellos se atrevió a llevar las viñetas en portada. Ni un solo periódico británico o americano las llevó en portada, y en España sólo La Razón de Paco Marhuenda, a quien hay que reconocer la valentía.

20-09-Charb

Pero después de la rabia al ver lo cobardes que podían llegar a ser los periodistas y editores occidentales me he dado cuenta de una cosa: también deben de tener familias. Y estas familias deben de tener miedo, y ellos también. Los islamistas asaltaron con kalashnikovs una redacción que estaba situada en el centro de París, la capital de una superpotencia, en el corazón de la civilización. Eso no era Somalia, o México, era un país donde un periodista hasta ayer se podía considerar seguro, intocable. Lo que ayer hicieron los islamistas fue tocar a toda la prensa libre, a toda persona libre. Es un «podemos llegar hasta vuestras tranquilas redacciones en vuestras apacibles ciudades, no os metáis más con nosotros». Han convertido en tocables nuestras opiniones. Si han podido con ellos que estaban sobre aviso, que ya habían sido amenazados, que llevaban protección, ¿qué no podrán con nosotros si quieren? Y aunque todo el mundo ha reaccionado en contra muy pocos se han atrevido a ser Charlie Hebdo de verdad. Y es normal, sentido de autoprotección y autoconservación. Y a ver quién es el guapo que da el paso al frente.

No todo el mundo puede ser como Charb, director del semanario y asesinado ayer, que siempre decía: «Je préfère mourir debout que vivre à genoux». No todo el mundo puede serlo, pero se debe intentar, se debe intentar ser Charlie Hebdo. Porque si la libertad no se mima y cuida, si no se la defiende con uñas y dientes, se pierde, como todas las cosas. Y como todas las cosas sólo nos damos cuenta de que no la tenemos y de su importancia cuando ya la hemos perdido. Y porque en esta cuestión como en tantas otras o vamos juntos o nos colgarán por separado. Je suis Charlie, todos debemos ser Charlie Hebdo —dentro de nuestras posibilidades y poder—, no dejemos que nadie más deba de hacer de Charlie Hebdo en solitario, porque podrán asaltar una redacción, pero no quinientas. Y no perdamos nunca la irreverencia, la mordacidad y el sentido del humor, que ya hemos visto cómo les jode. Como el mítico Steve Bell de The Guardian le hacía decir ayer a un yihadista vestido de Mickey Mouse: «Why are the fuckers still laughing at us?» Nos vamos a continuar riendo de vosotros, ridículos personajes con ideas todavía más ridículas, aunque nos queráis matar por ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s