Las uvas de la ira

Escribir y hacer una crítica literaria sobre un clásico nunca es fácil; a poco que critiques el libro las críticas se tornarán hacia ti. Hacerlo sobre Las uvas de la ira es más complicado si cabe. Clasificado como uno de los mejores libros del siglo XX, la obra de John Steinbeck es considerada manual de cabecera para aquellos enemigos de ese capitalismo incansable y voraz que menciona el libro. Continuamente se puede escuchar acerca de este libro: es actual y no pierde vigencia, se dice. Aquí vamos a ir en la dirección opuesta y desgranar los motivos por los cuales creemos que no debe ser considerado un clásico.

Las uvas de la ira narra la historia de la familia Joad, que por haber pedido un crédito a un banco tras una mala cosecha y no poder pagarlo se ven obligados a emigrar porque les sustituyen por un tractor. Tortuoso y complicado, su viaje a California buscando empleo se vuelve una odisea, donde Steinbeck refleja su manera de ver el capitalismo: el comprador que se aprovecha de la necesidad de la familia, el chico de la gasolinera que les quiere vender una barra de pan más cara de lo normal y el propietario que junta miles de trabajadores para conseguir sueldos más bajos. Y así, una continua correlación que une al capitalismo con la pobreza. La extrema diferencia entre ricos y pobres y las facilidades para unos y complicaciones para otros. Cuando ya llegan a California, comprueban que no hay trabajo y entrarán en un camino sin retorno: la lucha por ganar unos pocos dólares para comer.

lAS UVAS DE LA IRA 2

Está basado en hechos reales: Steinbeck se centró en personas que describió en reportajes para The San Francisco News (http://elpais.com/diario/2007/06/02/babelia/1180739830_850215.html ) y que él mismo vio y conoció en su viaje a California durante 1936. Fueron un total de siete reportajes, titulados “Los vagabundos de la cosecha”. En ellos se relata el desprecio de los propietarios hacia los trabajadores, algo que se describe continuamente en el libro. Tiene su componente racista: había chinos, filipinos, mexicanos y los nombrados “okies” provenientes de Oklahoma, Kansas o Texas.

“Sí, pero el banco no está hecho más que de hombres”

No, estas equivocado, estás muy equivocado. El banco es algo más que hombres. Fíjate que todos los hombres detestan lo que el banco hace, pero aún así el banco lo hace… Es el monstruo. Los hombres lo crearon, pero no lo pueden controlar”

Aún no conozco a nadie que no se haya compadecido por una historia tan emotiva. A favor de los buenos y en contra de los malos. La calidad literaria de Steinbeck es incuestionable, porque consigue atraparte durante casi 700 páginas. Pero… ¿Es de verdad un libro tan bueno como para ser considerado “un clásico” setenta y cinco años después? Hace poco, en Jotdownescribían sobre ellos. ¿Qué son? ¿Por qué leer los clásicos? ( http://www.jotdown.es/2014/09/por-que-leer-los-clasicos/ ) La definición que más me gustó era la que apuntaba que un clásico “debe saber transformarse y, de no ser así, dejar de ser clásico. Es un libro que gracias a su férrea convicción no deja nunca de desaparecer”. ¿Ha conseguido transformarse el mejor libro de Steinbeck?

Este libro hace referencia a un sistema que nunca ha sido perfecto ni lo será. Explica un momento del siglo XX trágico, tremendamente escéptico, donde se respira el ambiente de la Gran Depresión y una tremenda tormenta que acaba con las cosechas. Hambre, frío, pobreza. La narración es perfecta y es imposible no sentir lástima y un poco de ira. Lástima porque ves cómo poco a poco se mueren de hambre e ira porque la maldad impera en los propietarios y policías. Pero la correlación que hace Steinbeck donde el rico es mala persona, avaro y frío y el pobre es buena, bondadosa y trabajadora es peligrosa y un tanto fácil. Hacer un clásico a través de esta simetría es más fácil que escribir Los hermanos Karamazov o 100 años de soledad, ya que sabes que tendrá éxito porque a la gente le atrae leer algo que confirma sus ideas.

Por tanto, si un clásico para seguir siendo un clásico debe evolucionar ¿Por qué las uvas de la ira continúa siendo tan nombrado? ¿Ha evolucionado? Es muy sencillo en una discusión desmontar un argumento en pos del capitalismo citando a Steinbeck y se puede quedar más pedante recordando que el autor fue albañil y jornalero. Eso sí, que sea sencillo no quiere decir que sea un argumento de peso: tan fácil para contraatacar como decir que la visión de Steinbeck del capitalismo ha evolucionado de forma tan errónea como la del valor de Karl Marx.

Hay un párrafo del libro que me llamó la atención.

“La podredumbre se extiende por el Estado y el dulce olor es una desgracia para el campo. Hombres que pueden hacer injertos en los árboles y hacer la semilla fértil y grande, no saben cómo hacer para dejar que la gente hambrienta coma los productos. Hombres que han creado nuevos frutos en el mundo no pueden crear un sistema para que sus frutos se coman. Y el fracaso se cierne sobre el Estado como una enorme desgracia”.

Esta es una reflexión muy profunda que incluso tiene cabida en nuestra sociedad actual. Por qué derrochamos ingentes cantidades de comida en Occidente mientras en África millones de niños se mueren por no llevarse un trozo de carne a la boca. Y sí, quizá tendría validez dentro del contexto de la crítica exacerbada al capitalismo de no ser porque el capitalismo lo que ha conseguido desde que se escribió el libro ha sido eso, conseguir que millones de personas que antes se morían de hambre ahora sí puedan comer.

En esa misma página relata cómo arrojan queroseno a las frutas para que la gente no las coja y se las coma, ya que la presión a la baja en la demanda haría descender los precios. Esto es una situación ilógica pero que queda muy bien para redondear un capítulo de la obra e indignarse un poco más hasta llegar al último siendo un ferviente anticapitalista. Steinbeck lo vio, seguramente. Pero de ahí a mostrarlo como cimiento en la crítica al capitalismo actual es pobre, obsoleto y rancio.

Estamos mucho mejor que en los años cuarenta y dentro de setenta años estaremos infinitamente mejor. Por tanto no creo -sin cuestionar la excelente calidad literaria de Steinbeck- que Las uvas de la ira deba ser algo más que un libro de carácter histórico y descatalogado como clásico.

Carlos Jiménez | @CarlosJimenez_b

Anuncios

4 Comments

  1. Bien, buena crítica y entiendo tu punto de vista pero yo sí creo que Las uvas de la ira es un clásico. Da igual que la situación que retrate no se ajuste (aunque sobre eso hay mucho que decir) a la nuestra y es verdad que estamos ahora mejor que entonces pero Las uvas de la ira no es solo una historia “contra” el capitalismo, es una historia de supervivencia de una familia, de relaciones familiares, de angustia, desesperanza y superación o intento de conseguir una superación que les sirva para recomponer su vida.

    Tampoco la situación de Los Miserables es la misma ahora y no por eso vamos a descatalogarlo como clásico no? De todos modos, ¿qué más da que se considere clásico o no? Lo importante es que el que quiera lo lea y lo disfrute.

    Me gusta

    1. Todo depende de la definición de clásico: yo partí de la anteriormente citada en el artículo. Si piensas que un Clásico es que te guste el libro y disfrutes con él pues entonces sí seguiría encuadrándose en esa clasificación. Es cierto que la historia de superación de la familia y de todo lo que mencionas se ve en el libro y eso es algo atemporal, de acuerdo. Pero el fondo es el que veo anacrónico simplemente por esto https://laverdadofende.wordpress.com/2014/06/30/la-pobreza-en-el-mundo-se-reduce-un-80-desde-1970-gracias-al-capitalismo/ (el gráfico que interesa es el tercero).

      Me gusta

  2. Bien, buena crítica y entiendo tu punto de vista pero yo sí creo que Las uvas de la ira es un clásico. Da igual que la situación que retrate no se ajuste (aunque sobre eso hay mucho que decir) a la nuestra y es verdad que estamos ahora mejor que entonces pero Las uvas de la ira no es solo una historia "contra" el capitalismo, es una historia de supervivencia de una familia, de relaciones familiares, de angustia, desesperanza y superación o intento de conseguir una superación que les sirva para recomponer su vida.

    Tampoco la situación de Los Miserables es la misma ahora y no por eso vamos a descatalogarlo como clásico no? De todos modos, ¿qué más da que se considere clásico o no? Lo importante es que el que quiera lo lea y lo disfrute.

    Me gusta

    1. Todo depende de la definición de clásico: yo partí de la anteriormente citada en el artículo. Si piensas que un Clásico es que te guste el libro y disfrutes con él pues entonces sí seguiría encuadrándose en esa clasificación. Es cierto que la historia de superación de la familia y de todo lo que mencionas se ve en el libro y eso es algo atemporal, de acuerdo. Pero el fondo es el que veo anacrónico simplemente por esto https://laverdadofende.wordpress.com/2014/06/30/l… (el gráfico que interesa es el tercero).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s