El Uróboros del fútbol

Hace ya tiempo atrás que el fútbol comenzó a alzarse entre las vigas y el cemento de la industrialización y el mercado. Dentro de esa frialdad y robustez que puede aparentar el rey del deporte, radica una verdad universal e inmutable como es el dominio estratégico y el juego dentro de un campo. La preparación mental y física junto con la comandancia de un buen entrenador siguen y seguirán siendo los pilares del éxito del fútbol allá donde esté. Por eso el fútbol es fútbol, porque siempre hay algo que discutir y una obra que representar. Cada temporada volvemos a alzar el telón para reír o bien para llorar, pero siempre somos espectadores de la misma representación. Las grandes batallas entre grandes titanes, las victorias heroicas de David contra Goliat, los 9 círculos del infierno de Dante y los 12 trabajos para la gloria de Hércules. Al fin y al cabo el fútbol es una representación de la propia vida plasmada sobre la hierba. Una carrera por un objetivo.

Desde los tiempos en que el balompié gateaba sobre las islas británicas, se comenzaron a tomar características más y más profesionales. El batiburrillo y las zancadillas se tornaron a formaciones y roles específicos. Y fue ahí durante la primera parte del siglo XX que se alzaron los grandes clubes con sus títulos. Para tal grandeza el fútbol siempre pide una moneda a cambio que no es otra que el dominio. Aquí no hay cáliz mayor que ser el equipo que toma el control y no me refiero al del cuero si no a uno mucho más determinante sin duda que es el de la victoria y los títulos. Hasta que como todo en la vida, dicho ciclo acaba con el alzamiento de otro. A rey muerto, rey puesto. Dejad que ese feudalismo puramente existencial y latente en nuestros días os abra los ojos a estas realidades.

ouroboros-uroborus-753326-887x900

No hay error más común que creer en un ideal futbolístico que dura de manera eterna. Estoy seguro que la Hungría de la década de los 40 y 50 pensaba en que serían una potencia dominante siempre. O que el Brasil de los 70 sería el ejemplo a seguir para todos los equipos por llegar. Pero allá donde un dominio se pone en pie, siempre existirá un némesis alternativo para derribarlo. El Inter de Helenio Herrera que alzó el nombre a nivel mundial con su catenaccio. La escuela holandesa de Cruyff que tras largos años de espera dio por fin una alegría a nivel continental al Fútbol Club Barcelona. El cual volvería a ser aplastado por la máquina del Milán de Sacchi en los 90. Simples ejemplos de que el fútbol duro y efectivo tendría siempre un retorno eterno. Es una batalla entre el susodicho dominio y el anti-dominio que nunca acaba. Como las historias de deidades mitológicas que luchan y luchan durante eternidades.

Quizás uno de los puntos más álgidos que ha dado esta interminable montaña rusa de éxitos y derrumbes fue hace escasos años con el Barcelona de Pep Guardiola y su piedra filosofal de la posesión. En sus mejores momentos he visto a grandes equipos de Europa rendirse sin más frente a la imposibilidad de jugar contra algo que no se había radicalizado tanto anteriormente. Pero incluso en esos títulos y en toda esa gloria el anti-dominio debe aparecer. Y vaya si lo hizo. El polémico e icónico Mourinho se encargó de llevar a buen puerto tal empresa y no con otro equipo que el máximo rival histórico en Concha Espina.

Es por todo esto, que asimilar un fracaso y un final es igual de importante que una victoria y un éxito. Los idealistas y poéticos de nueva era que se niegan a rendirse solo consiguen quemarse y convertir en ceniza lo conseguido. Porque el fútbol que progresa y se globaliza fuera del estadio, es el mismo fútbol que debe avanzar e innovar en 90 minutos. Da igual la perfección de tu idea en el presente o tu calidad sobre el esférico. Si no avanzas al mismo ritmo que erosiona el tiempo estás llamado a perecer en el tornadizo terreno de juego de este mundo llamado fútbol.

Víctor Estacado | @VictorEstacado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s