La tercera revolución industrial

Jeremy Rifkin es un economista que ha publicado en los últimos años sendos libros dirigidos sobre nuestra precaria nueva economía. Pero huyendo precisamente de la futurología, Rifkin concentra sus esfuerzos en dos asuntos verdaderamente interesantes. Por un lado, la Tercera Revolución Industrial, y por otro, La Sociedad del Coste Marginal Cero. Son dos libros interesantes que conviene desgranar. El segundo estoy esperando a que me llegue, después de haberme leído su introducción, y del primero tan solo he leído reseñas. Pero el planteamiento es muy interesante, cabe decir.

Rifkin viene a decir en sus dos libros que el capitalismo se ha muerto de éxito. Esto no es algo nuevo, puesto que Schumpeter ya predijo, allá por la década de los 40, que el capitalismo se moriría de dicha forma. Y no deja de ser verdad, el capitalismo y la sociedad de hiperconsumo parecen haber fenecido al mismo tiempo. El modelo de Rifkin intenta superar, por un lado, el capitalismo de libre mercado de desregulación financiera, y por otro, el marxismo-leninismo de planificación central. Los dos modelos vendrían a estar equivocados. Uno porque cede al individuo demasiado protagonismo, y otro porque cede a la sociedad excesivo poder. No obstante, la tercera vía de Rifkin no es ni mucho menos un “término medio” entre ambos sistemas, aunque haya quien lo vea así.

La vía de Rifkin es la sociedad que justo ahora mismo se está desarrollando gracias a dos importantes factores. El primero, el desarrollo tecnológico desde finales de los 70, a través de la robótica. Entendamos que robótica no significa un androide que te hace la compra, sino un programa, un bot, una cadena de montaje, que ha hecho innecesario el tener que contar con humanos en las cadenas de producción. Y por otro lado, también ha provocado algo paradójico: desempleo. El moderno luddismo. Hemos hablado de esto tantas veces en la Highway que el avezado lector se preguntará qué obsesión tiene el rickwayne este con el temita de marras.

La tesis de Rifkin, en el último libro que acaba de publicar, que espero adquirir a más tardar la semana que viene, consiste en que a día de hoy, el coste de reproducir unidades adicionales de un producto, lo que en economía se conoce como coste marginal, es igual a cero. ¿Por qué es igual a cero? Porque una vez creada la máquina, la máquina no necesita un sueldo, sino materia prima y mantenimiento puntual. Cada pieza fabricada por dicha máquina ha costado el precio de la materia prima, al que se añaden plusvalías, por lo que sí, prácticamente fabricar un producto nuevo ha salido por cero. Pero no estamos hablando solo de productos. Estamos hablando de cursos masivos multimedia online (MOOCs), estamos hablando de youtubers, estamos hablando de fanzines, magacines, que otrora requerían un esfuerzo inmenso de contacto.

Rifkin sostiene que ahora mismo conviven capitalismo decimonónico y la nueva economía colaborativa. Esta economía colaborativa surge porque la tecnología informática ha permitido terminar con el coste marginal. Uber hace todo lo que un taxi necesita, que es simplemente poner en contacto a oferentes y demandantes, contabilizar el coste, y tirar millas. La revolución móvil ha permitido acercar a todos auténticos lujos asiáticos que sólo los ricos disfrutaban hace años. Por otro lado, los mismos móviles permiten generar datos mucho más ricos y mejores que la más selecta de las encuestas, lo que conocemos como big data. Y prepárense para el Internet de las Cosas (IoT).

Rifkin no se olvida de clásicos y neoclásicos, tampoco se olvida de marxistas ni de otras escuelas económicas. Pero su tesis principal es que gracias a la Tercera Revolución Industrial, la economía se ha deshecho de los intermediarios. Esto tiene sus ventajas y sus desventajas. Por un lado, los intermediarios permitían acceder masivamente a un producto que otrora era imposible adquirir, pero una vez que dejan de existir, un gran número de empleos se van a freír espárragos. En primer lugar, porque los intermediarios generan una gran cantidad de empleos subsidiarios. Y en segundo lugar, porque hasta ahora eran necesarios.

Pero Rifkin entiende que hasta hoy se había generado un paradigma, esto es, la forma de entender el mundo para que no nos perdamos en él. Los científicos generan paradigmas para evitar perderse, y es normal. Estamos en pleno cambio de paradigma. No va a volver la economía que creíamos que era la habitual. Próximamente, tendremos que acostumbrarnos a un tipo de economía cuya base es compartir. Esto a más de uno le sonará a flores fumadas, les aseguro que no es así. ¿Cree algún lector que en algún momento bancos y entidades financieras volverán a conceder créditos como hasta 2007? ¿Cree también que volverá el trabajo fijo, de 9 a 5, de lunes a viernes?  ¿Cree también que la insondable deuda económica de España se puede pagar de la noche a la mañana? Preguntas como estas son retóricas. Rifkin acaba de mostrarnos que nos encontramos en mitad del cambio, por lo que muchos modelos que hasta hoy dábamos por sentados, quizá no tengan nada que ver en cuanto más inmersos nos encontremos en la nueva economía del siglo XXI. Una economía de prosumidores, una economía que podríamos decir que es radicalmente antifrágil, como diría Nassim Taleb. Una economía que aprende de sus errores y se adapta a las nuevas necesidades, terminando con ese modelo frágil basado en deuda, y moviéndose lenta pero inexorablemente a un modelo de equipo. Veremos si todo lo que nos cuenta Rifkin en sus libros se cumple, o el que signa estas líneas debería dedicarse a fregar platos y no a escribir bobadas.

Por Guillermo Gómez de Salazar | @rickwwayne

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s