Réquiem por Yugoslavia

La Yugoslavia de Tito

Durante las dos décadas previas a 1980, Yugoslavia prosperó con su crecimiento medio anual del PIB en 6.1%. Todo trabajador tenía derecho a un mes de vacaciones, la educación era gratuita, el sistema de seguridad social funcionaba bien así como las infraestructuras del país. Por supuesto el trabajo era considerado un derecho. Los trabajadores yugoslavos recurrían a las huelgas para reclamar sus derechos y, entre 1959 y 1970, se contabilizaron unas 2.000 huelgas por conflictos entre los sindicatos oficiales y los trabajadores. Las huelgas eran consideradas una vergüenza política en Yugoslavia.  La alfabetización se estimaba en un 91%.

En esta época, todo yugoslavo al que se le preguntaba respondía que eran felices en su país. “Pienso que Yugoslavia puede ofrecerle todo a todo el mundo”, “Una sociedad de autogestión para toda su gente” o “Yo veo a Yugoslavia cambiando y desarrollándose muy rápido.” Esa era la consideración que tenía el yugoslavo de a pie durante la década de los 60 y 70.

El modelo económico combinaba la empresa privada con la industria en propiedad estatal y las cooperativas de trabajadores. Era un paso más para construir su propio modelo económico, sin parecerse a la URSS y sus satélites. El desmarcarse de Moscú fue algo que Josip Broz Tito siempre tuvo claro desde el principio. De hecho, Jruschev comentó que Titoera el siguiente en la lista de Stalin tras la Guerra de Corea”. Esto dio como resultado el titoísmo, la posición de aquellos países que pretendían llevar un camino socialista nacional sin seguir las directrices de Moscú. Creó la organización de los Países No Alineados, aquellos que no querían formar parte de la URSS ni de EEUU en la Guerra Fría. Yugoslavia sufrió bloqueos económicos y reiteradas amenazas de invasión por parte de la URSS de Stalin.

Por tanto, ese modelo económico identificado como propio, permitió a Yugoslavia crecer más alto que otros países de la Europa Occidental. El sistema de protección social contentaba al pueblo y la sociedad multiétnica vivió en armonía hasta el trágico derramamiento de sangre producido a principios de la década de los 90.

La Constitución de 1974 vino a aplacar los diferentes movimientos nacionalistas (los estudiantes serbios, la primavera croata o los albano-kosovares)  que se estaban dando en Yugoslavia. Dicha Constitución pretendía reconciliar lo irreconciliable. Fue una de las constituciones más complejas y extensas del mundo con 406 artículos. Trató de perfeccionar el difícil equilibrio entre las diversidades étnicas y económicas y el ideal comunista de unidad socialista. Se ampliaron las competencias de las repúblicas, se descentralizó la economía aunque Tito y el ejército quedaban como únicos garantes de unidad, algo que no gustó demasiado. Allá por 1978, Josip Broz Tito confesaba que ya no había ni Partido ni Yugoslavia.

Nixontito19712
Josip Broz Tito junto a Richard Nixon

Tito fue un político inteligente que supo mostrar una cara liberal a Occidente mientras le mostraba una conciliadora a la Unión Soviética. Su política siempre estuvo adaptada a las circunstancias internacionales. Obtenía préstamos de bancos occidentales mientras caía simpático a la URSS. Esto permitió un alto nivel de vida a los yugoslavos. Tras su llorada muerte, el 4 de Mayo de 1980, aparecieron los odios hasta entonces ocultos y los líderes ambiciosos como el terrible Slodoban Milošević o el croata Tudman.

La Yugoslavia huérfana

Y después de Tito ¿qué? Nadie concebía una Yugoslavia gobernada por otro líder. Era un país muy difícil de controlar ya que había que integrar unas nacionalidades, costumbres y religiones diferentes. Quedó claro que Tito supo hacerlo, posteriormente se constató que sus sucesores no.  Parece una frase hecha que, tras Tito, todo se derrumbó, pero fue de manera literal.

En estas circunstancias de derrumbamiento económico y moral, surge Milošević con la idea de crear un gobierno central dominado por los serbios. Milošević, toda una vida como comunista, se alzó como la voz del nacionalismo religioso serbio. Los intentos de Milošević por dominar Yugoslavia acabaron con Eslovenia, la república más rica y occidentalizada, pidiendo la secesión y Croacia entonando su propio himno nacional, siguiendo el camino de Eslovenia. El país unido y armónico que había dejado Tito a su muerte ya no volvería a existir.

Al principio los países occidentales se negaron a reconocer la independencia de Eslovenia y Croacia por miedo a que este ejemplo llegase a otras sociedades multiétnicas de Europa Oriental. El secretario de Estado de EEUU James Baker visitó Yugoslavia en un último intento de mantener unido al país. Baker regresó decepcionado y preocupado por la posibilidad de que la violencia extrema estallara en cualquier momento. Cada república en Yugoslavia se estaba preparando para la guerra. El que anteriormente fue el ejército de todos, el nacional de Yugoslavia, ahora era el ejército de la Gran Serbia de Milošević. Por lo tanto, Serbia iba a ostentar el mayor poder militar. Yugoslavia empieza a desmoronarse por la guerra civil y los muertos aumentan cada día. Milošević perdió Eslovenia, que logró independizarse a sangre y fuego. En Croacia, Tudman, elegido presidente de Croacia por sus políticas antiserbias, persiguió a todo serbio en venganza por lo que estaba sucediendo en el resto del país. Expulsó a los serbios de sus trabajos diciendo que había demasiados en Croacia. Tudman quería una Croacia para croatas.

Milošević responde a Tudman

No se hizo esperar la respuesta de Milošević. Se inició una ofensiva radical sobre Croacia por parte de los serbios. La ciudad de Dubrovnik fue destruida y se bloquearon los accesos al resto ciudades para evitar el acceso de material sanitario y víveres. Los croatas heridos eran operados sin anestesia, los hospitales estaban colapsados y unas 12.000 personas se construyeron refugios bajo tierra para sobrevivir a los bombardeos. Los serbios subían a los croatas a autobuses para llevarlos a las afueras y fusilarlos. Croacia pidió a la Comunidad Europea el envío de tropas para frenar la matanza que estaba sufriendo por parte de una Serbia más poderosa. La Comunidad Europea tan sólo dictó un inútil embargo de armas.

Tras la matanza en Vukovar, donde centenares de croatas fueron masacrados, la ONU envió a 13.000 soldados para supervisar la tregua en Croacia. Alemania y EEUU reconocen la soberanía de Eslovenia y Croacia, ante esto Milosevic creyó oportuno utilizar la fuerza para evitar la separación de las repúblicas restantes. La próxima en sufrir la crueldad de Slodoban Milošević y, ojo aquí el croata (sí, el croata) Tudman, sería Bosnia Herzegovina. Es tal vez el capítulo más repugnante o al menos uno de los que más. Tudman había visto como los serbios habían masacrado a los croatas hasta el punto de pedir ayuda a la Comunidad Europa y aun así, tuvo la desfachatez de aliarse con Milošević. Esta alianza tenía como objetivo masacrar a los bosnios musulmanes y repartirse la parte musulmana de Bosnia entre Croacia y Serbia. La guerra y sus miserias humanas.

Help Bosnia now

El mismo día que la Unión Europa declaraba independiente a Bosnia, Milošević ataca Sarajevo con una virulencia desmedida. Los musulmanes resistieron más de lo esperado. Pero a la larga no fue rival para el potencial serbio. Al mismo tiempo, por la parte Occidental de Bosnia, avanzan las tropas croatas masacrando bosnios musulmanes a su paso. Por lo tanto tenemos a unos desconcertados bosnios defendiéndose a la vez de serbios y croatas. Bosnia era atacada por entre 3 y 10 bombas por minuto. Los serbios obligaban a la población bosnia musulmana a cruzar campos minados mientras intentaban descifrar, entre risas, qué partes del cuerpo eran las que saltaban por los aires. El olor metálico de la sangre era insoportable.  La ONU envió ayuda humanitaria a Bosnia junto a un despliegue de cascos azules a contrarrestar un genocidio. No se veía algo igual desde la II Guerra Mundial y los campos de exterminio nazi.

help-bosnia-now
Bosnia fue la zona que más sufrió

Bosnia era un paisaje de edificios quebrados, de vehículos que nadie se había molestado en retirar, de tumbas improvisadas. Se violaba de manera sistemática a las mujeres en las poblaciones de Bosnia de mayoría musulmana, se crearon campos donde retenían a las mujeres junto a sus hijas y se las violaba una y otra vez. Radovan Karadžić y Ratko Mladić fueron los arquitectos de este terror serbio en Bosnia. Los croatas se centraron en destruir los puentes de Mostar (Bosnia), ya que simbolizaban la unión entre tradiciones y culturas diferentes. Querían eliminar a los musulmanes y todos sus vestigios del pasado. Allí la brigada española reconstruyó el puente de Mostar, mientras limpiaban sus lágrimas en cerveza local y pasaban el rato entre revistas eróticas. Más de una bala equivocada rebotó en sus BMR. Muchos han olvidado donde tienen la medalla que les concedió la ONU. Las imágenes de Bosnia les han perseguido años después. El horror se diluye al peso.

¿Cuánto tardaría en intervenir Occidente en todo esto? No fue hasta Febrero de 1994, cuando una bomba destrozó a 64 personas e hirió a 200 en un mercadillo de Sarajevo. Representantes de la ONU quedaron horrorizados tras lo sucedido. Estas imágenes despertaron protestas internacionales. EEUU a través de la OTAN lanzó un ultimátum a los serbios para retirar su armamento pesado de los alrededores de Sarajevo. Lo hicieron. Y, además, la OTAN derribó 4 aviones serbios que volaban en un espacio aéreo prohibido. Tras esta serie de intervenciones, el final de la guerra se aceleró.

Aunque los serbios seguían muy tranquilos incluso se veía a Radovan Karadžić jugar tranquilamente al ajedrez en las zonas de guerra. Karadžić incluso se pasó de aventurado y atacó a un convoy de la ONU, llevándose una sanción por parte de Milosevic. Observamos cómo entre los propios serbios empezaron las facciones. Karadžić se desligó de Milosevic y comenzó a secuestrar a miembros de la ONU. Exigían el cese de los bombardeos aéreos de la comunidad internacional, práctica que actualmente sigue el Estado Islámico. Además, Radovan Karadžić y Ratko Mladić organizaron la matanza de 8.000 hombres en Srebrenica y la violación de todas las mujeres musulmanas que encontraron a su paso. Todo esto en presencia de soldados holandeses de la ONU. Eran como pequeñas raciones de infierno. Tras esto, EEUU incrementó su bombardeo sobre los serbios asentados en Bosnia. Por primera vez en toda la guerra, los musulmanes bosnios recuperaron territorios.

La pluma de la paz en Dayton

En Dayton, se firmaron los acuerdos de paz por parte de Milošević, Tudman e Izetbegović. Bosnia quedó dividida en una zona para los serbios y otra para los bosnios y los croatas.

Los acuerdos de Dayton pusieron fin al conflicto
Los acuerdos de Dayton pusieron fin al conflicto

En la desmembración de Yugoslavia murieron unas 300.000 personas y hubo cerca de 2.000.000 de refugiados. La pacificación fue y sigue siendo difícil, precaria, garantizada por la sociedad internacional. Yugoslavia quedó reducida a Serbia y Montenegro, recientemente Montenegro se ha separado de Serbia. A raíz de la caída de Milošević, se abrió un nuevo capítulo más tranquilo en la situación. También Serbia, después de que Eslovenia y Croacia ingresaran en la Unión Europea, ha pedido su ingreso. La Unión Europea le ha puesto como condiciones que juzgue a sus criminales de guerra y se democratice.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s