Envainársela

Seamos sinceros, reconocer el error propio es mucho más difícil que señalar el ajeno. Qué fácil es decirle a alguien «vaya puta mierda, tío», a decirte «qué mal lo estás haciendo». Uno nunca hace mal sus cosas. Contar con capacidad extracorpórea para poder analizar lo que uno hace o deja de hacer es tan difícil como aplicarse los consejos que le das a la chica que le acaba de dejar el novio. Siempre sabemos qué decir para los demás; nunca nos sabemos poner la mano en el hombro. Aparte de una imposibilidad técnica manifiesta, no es sencillo decirte que lo estás haciendo mal. No sé si es por cierta vergüenza a ver tu trabajo –a mí me cuesta horrores pinchar en el enlace de mis artículos una vez publicados, y lo que es peor, revisar lo que escribí hace años, que es como quien ve una foto suya de cuando era enano y recuerda cuán gordo o feo estaba- o porque verdaderamente, es que no tenemos la capacidad. El manido rectificar es de sabios como mantra en la vida. Si uno la caga, lo reconoce, aquí estamos para aprender. Una joven que resultó presuntamente violada en las fiestas de Málaga reconoció ante la juez que se lo inventó. La muchacha, probablemente borracha como una cuba en la noche de autos, reconoció que denunció la supuesta agresión porque tenía miedo de que los chicos con los que había ejercido de Sasha Grey onírica publicaran el material pornográfico. Y no es para menos. Hace unos cuantos años, concretamente 10, los chavalillos no hubiesen contado con más que un torpe bluetooth para mandarse un vídeo de ínfima calidad. Hoy, en menos de un minuto, pueden tenerlo cincuenta personas simultáneamente. Por no hablar de lo acontecido con las famosas de Hollywood, cuyas imágenes íntimas han acabado convirtiéndose en material pornográfico amateur. Qué habríamos hecho si nos han filmado así en una sociedad tan hipócrita como machista. Pues lo mismo que esta pobre muchacha. No obstante, a pesar de que la chica reconoció que no hubo tal agresión, algunos pobres enfermos siguen en su obcecado empeño de demonizar a los hombres por el mero hecho de pertenecer al sexo masculino. Como eres hombre, vas a violar, vas a entrar irrespetuosamente, vas a agredir, vas a considerar inferior. No podemos permitir que ese debate lo ganen las personas que creen, en definitiva, que una persona por el hecho de contar con un sexo determinado es mejor o peor. Y muchos de ellos todavía prefieren creer que fue verdaderamente una agresión sexual a un vídeo porno de chiquillos. Y no se la envainarán, no.

Guillermo Gómez de Salazar |@guillermogdsr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s