Mamaluf

Pocos sabíamos qué era Magaluf antes de escuchar hablar del mamading. Quien no oyó hace un mes la noticia del vídeo de la joven británica que se dedicaba a practicar felaciones en un antro de mala muerte a cambio de bebida gratis. Como era de esperar, el vídeo se convirtió en viral y recorrió el mundo entero a través de las redes sociales. Las reacciones se sucedieron, y, cómo no, las asociaciones feministas, entre otras, tuvieron que manifestar su posición respecto al asunto.

magaluf

Estas asociaciones deberían, en teoría, defender los derechos de las mujeres. Y, ¿qué derecho hay más importante que el de un individuo a tener libertad sobre su propio cuerpo? Probablemente todos coincidamos en que no hay derecho más importante que el derecho a vivir nuestra vida tal y como decidamos siempre y cuando nuestro estilo de vida no afecte a terceros. Pues, por lo que parece, las asociaciones feministas españolas, no.

Uno de los legados del expresidente del Gobierno Zapatero que sigue vigente en la vida política española es el feminismo de pandereta que él y sus ministros (y ministras) practicaban cuando gobernaban y que ahora continúan personajes como la señora Valenciano en el parlamento. Feminismo para ellos no es que la mujer pueda elegir qué hacer con su cuerpo. Feminismo es que no se hable de miembros sino de miembros y miembras. De compañeros y compañeras. De televisión y televisiona.

Pero sí que hay una cosa en la que el feminismo progre zapaterista comecuras y el feminismo nada feminista de este tipo de asociaciones coinciden: la mujer tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo sólo para abortar. Aparte de la cuestión del aborto, el feminismo progre y el conservadurismo rancio coinciden en todo. No puedes fumar porros libremente porque eso te degrada como persona. No puedes meterte los penes que quieras en la boca porque te degrada como mujer. Y ya ni hablemos de, por ejemplo, vientres de alquiler. Feminismo de traca.

Alain Acevedo | @alain_acevedo

Anuncios

4 Comments

  1. A ver si distinguimos entre libertad individual y denigración de la mujer. Una cosa es que decidas meterte tantos penes como desees en la boca, y otra que un local ofrezca alcohol a la mujer que más felaciones practique. En fin…

    Me gusta

  2. A ver si distinguimos entre libertad individual y denigración de la mujer. Una cosa es que decidas meterte tantos penes como desees en la boca, y otra que un local ofrezca alcohol a la mujer que más felaciones practique. En fin…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s