Fauna de vagón

Escribo esto mientras viajo en un tren de vuelta a Madrid. Mi vagón, de clase turista porque el sueldo de la Highway no da para más, es un espectáculo mediocre, es el salón de los Nóbile pero sin Nóbile, sin guión de Buñuel y sobre ruedas.

Casi todos los modelos de la clase media española están o estarán representados a lo largo del viaje, a mi izquierda está sentado un señor de unos 65 años que lee tranquilamente El País, mientras en su ipod escucha, o eso he creído ver, a Serrat.

Enfrente está sentada una familia, los progenitores no pasan de los cuarenta, y la madre, de piernas interminables va muy arreglada (Si está leyendo esto espero que causara en ella tan buena impresión como ella en mí), su marido es un hombre algo burdo, pero se le ve cara de buena persona  y razonablemente preocupado por sus hijos, niño y niña, lo que, momentáneamente le salva.

Foto: nlohp.blogspot.com
Foto: nlohp.blogspot.com

El resto de los pasajeros son personas normales, nada de ellos destaca ni ellos quieren que sea así, una madre viaja con su hija a la capital, un bussinessman que escribe compulsivamente en su Smartphone y el muchacho que más me llama la atención de entre todos mis compañeros de viaje.

El muchacho en cuestión ha capturado mi atención por tres motivos. El primero es que lleva la música muy alta, el segundo que lleva las piernas depiladas pero tiene una barba considerable y el tercero: lleva una camiseta de tirantes que deja medio cuerpo al aire.

La primera es molesta para el resto, la segunda es una cuestión de lógica estética, de la cual el que escribe esto va muy justito. De hecho descubrió hace dos meses que marrón y azul oscuro no son colores que combinen. Pero la tercera es inadmisible, no tanto por criterios estéticos, sino por criterios morales.

Yo podría entender que un hombre o mujer en un arrebato de rebeldía contra el orden establecido, contra el stablishment de la moda y por nosecuantas majaderías más decida caminar completamente desnudo/a. Lo podría entender, y probablemente por pueril y primitivo despertara en mí un sentimiento de comprensión y apoyo que, en un estado eufórico, me llevaría a desprenderme de mis ropas y sumergirme en las procelosas aguas del mar mediterráneo, del verano, del amor y de unas cuantas cosas más que no escribo porque mi madre lee todos los artículos que escribo.

Pero llevar una camiseta de tirantes así es quedarse a medio camino, ser un indeciso. Toma las riendas de tu vida y decídete, o vas desnudo o vas vestido. Pero ese nadar para morir en la orilla no es de recibo.

Tirando del hilo y tomando esa camiseta horrible de tirantes que deja al aire medio cuerpo como punto de partida, puedo concluir, querido amigo, que hay algo que no funciona en tu cabecita. Yo lo expreso así, pero probablemente un psicoanalista hablaría de fantasías sexuales muy oscuras.

Por eso yo te recomiendo que si no quieres tener que hacer frente a un fan de Freud que descubra tus más oscuros secretos a partir de tu atuendo, te cambies de camiseta. Te harás un favor a ti mismo y a todos los que compartimos vagón contigo.

Pablo Blanco | @PabloBlanco_R

Anuncios

3 Comments

  1. ¡Hola! He visto que tenéis la sana costumbre de indicar la fuente de las imágenes, y en este caso, habéis dado con una de mi blog, “nlohp.blogspot.com”. Lo que quería deciros es que no es necesario añadir en este caso la “fuente” ya que la fotografía en realidad no me pertenece, más bien la utilicé sacándola de un archivo gratis de imágenes en Internet.
    Por lo demás, el artículo está muy bien. Me ha sorprendido gratamente que el estilo al escribir del autor coincida con el de los posts del blog.
    Os seguiré leyendo.
    ¡Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s