Cuando un número tiene más de un significado

Uno que abandonó  los números cuando le empezaron a atraer desesperadamente las mujeres, algo que no tendría por qué no estar relacionado, siempre ha sentido una atracción por el significado de ellos. Así que centrémonos en uno; el siete. Conocido como el número del idealismo. Siete son  los días de la semana, siete los pecados capitales;  siete los colores del arcoíris; siete son las notas musicales; siete las maravillas del mundo y siete fueron los años que Brad Pitt se pasó danzando por el Tíbet.

Un ejemplo de la La misticidad de un número si me permiten  el palabro. En ocasiones, uno se sorprende reflexionado acerca de la importancia, de la relevancia que se la da a una cifra. Hace unos días comprendimos que en el fútbol el 10 dejó de ser un cardinal, de referirse a un mediapunta talentoso, de ser ‘el Diego’ y su mano de Dios o Pelé y su no gol a Uruguay  para pasar al recuerdo del madridismo en forma ordinal eterno. Esa Copa en Lisboa, apurada hasta el último sorbo,  es ya historia del balompié y nada más.

Pero no sólo de ‘La Décima’ vive el mundo por inexplicable que parezca. En el terreno de los ordinales también hemos descubierto, estos días, que si un primero abdica para que llegue un sexto hay muchos que piden la tercera. Y es que para esos muchos o pocos, según cómo miremos, la cantidad de 4 década -menos 365 días-  es ya tiempo suficiente para cambiar constituciones, banderas y países si es menester.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Incluso algunos con 5 eurodiputados y apoyados en otros que tienen 6, pero que van a remolque, creen que representan la opinión de un total de 46 millones. Y es que a Iglesias y Garzón (que no son los protagonistas de la segunda de True Detective) les falta poco para espetar aquello de Guerra de “a España no la va a conocer ni la madre que la parió”

Y siguiendo con cifras y volviendo al 7, quería hablar de un múltiplo de él. Así el 70 en el inicio de junio también adquiere un significado propio. No, no es la nueva edad de jubilación, sino los años  que se cumplen de un día que fue D y que se acompañó de una hora H, pero ese es otro terreno el de las letras que aquí hemos decidido no abordar.

Septuagésimo aniversario del desembarco de unos tipos que, con menos palabras y más hechos, hicieron mucho más por la libertad que otros que, ahora, a golpe de tuit quieren subirse a un Delorean para acabar en el 36 con lo que otros acordaron en el 78. Y si ese número tiene una traducción clara en España no menos aun la que recibe en Argentina. País de tango, asado y fútbol. Deberíamos escribir otro día sobre los tópicos. Fue entonces cuando Kempes, Passarela y Menotti, entre otros, y la siniestra y alargada sombra de Videla ‘campeonaron’ mundialmente entre papelillos y holandeses.

 Ahora los Messi, Agüero, Higuaín o Di María, al igual que Podemos, esperan otra Tercera, pero aquí quizás acabe llegando antes el sexto. Apuesten al número en el que más crean, pues arranca el vigésimo Mundial.

José Benavides | @benapampa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s