Populismo y democracia

El populismo es el mayor enemigo de la democracia, no las redes sociales ni la crisis económica, aunque en ambas el populismo encuentra argumentos y apoyo.Hoy en día asistimos por doquier al surgimiento de discursos y líderes populistas. El discurso populista no es propiedad exclusiva de la izquierda. En la última década en Latinoamérica se consolidaron los populismos de izquierdas encarnados por Hugo  Chávez (Que sigue con Maduro) Rafael Correa o, en menor medida, Evo Morales. Pero también los de derechas con Álvaro Uribe a la cabeza.En España y en Europa no hemos permanecido ajenos al crecimiento del discurso populista. En los últimos meses apareció un partido con un marcado carácter populista: “Podemos”. En el resto de Europa tenemos al FN de Le Pen, a Gert Wilders en Holanda, Syriza en Grecia y a un largo etcétera de partidos del mismo corte, tanto de izquierdas como de derechas.

El populismo encuentra su fuerza en el surgimiento y el descontento de grupos sociales anacrónicos. Colectivos cuyas expectativas vitales están lejos de cumplirse y que no encuentran ni un camino ni un líder que defienda sus aspiraciones. Estos colectivos aumentan en número y en influencia con la crisis. Hablamos de inmigrantes de segunda generación, jóvenes bien preparados que vivirán pero que sus padres, clase baja que ve amenazados sus puestos de trabajo por la inmigración, etc.. Los partidos tradicionales no han podido o no han sabido dar una respuesta efectiva y contundente ante estos problemas y han perdido votos. Votos que han ido a parar a manos del populismo.

Hugo Chávez durante uno de sus discursos (Foto: elmundo.es)
Hugo Chávez durante uno de sus discursos (Foto: elmundo.es)

El populismo trae consigo un “nuevo” discurso del poder que no es tal. Es un discurso manido y utilizado a lo largo de la historia por numerosos líderes, desde Bolívar hasta Hitler o Mussolini. El discurso del poder del populismo se basa, o eso hace creer, en el pueblo. Maduro alude constantemente al pueblo bolivariano, Pablo Iglesias y su número dos, Juan Carlos Monedero (La cabeza pensante de Podemos) han mamado el sistema venezolano, y se nota en su discurso, hablan del sur de Europa como un todo que debe luchar contra Europa y austericidio imperialista encabezado por la pérfida Ángela Merkel. Al otro lado del charco el discurso es, a grandes rasgos, el mismo, cambiando a Merkel por el gringo y al austericidio por el imperialismo. Le Pen alude constantemente al pueblo francés a su unidad y a su identidad nacional que se ve amenazada por la inmigración.

Más allá de un discurso que apela a las entrañas en lugar de a la cabeza, la verdadera fuerza del Populismo reside en su líder. Sin líder carismático no hay movimiento/partido populista. Le Pen padre amén de un ultraderechista rancio es un tipo carismático, su hija también, Chávez tal vez haya sido el caudillo latinoamericano más carismático desde Perón, y nadie puede dudar que Pablo Iglesias tiene el carisma, y el ego, over nine thousand. “Podemos” es un partido personalista, sin una estructura clara, lo mantienen el carisma y la proyección pública de Pablo Iglesias y la base teórica de Monedero, el Frente Nacional es un partido mucho más estructurado pero también tiene un marcado carácter personalista, casi dinástico.

Por todo esto el populismo podría ser un movimiento político relegado a un segundo plano, condenado a captar el voto radical y resignado a circular por el arcén de la vida política en democracia, pero en las últimas elecciones europeas, los ciudadanos votamos a favor del Populismo.

El Frente Nacional fue el partido más votado en Francia y Podemos cosechó unos magníficos resultados teniendo en cuenta que tan solo tiene cuatro meses de vida. Los votantes del FN fueron, en su mayoría, jóvenes y obreros, los de Podemos fueron desencantados de la izquierda tradicional, nuevas generaciones de comunistas cuyo referente ya no es Lenin sino Chávez y gran parte de los indignados del 15-M.

A pesar del evidente triunfo del populismo en estas elecciones europeas, no es una solución a los problemas reales, es una solución temporal y, en mi humilde opinión, errónea al descontento social. Las pruebas demuestran que allí donde el populismo se ha hecho con el poder la economía se ha estancado, la democracia se ha resentido y las libertades individuales se han visto, o se verán, abocadas a la desaparición.

Asistimos a un claroscuro gramsciano, el mundo del bipartidismo está en decadencia y el nuevo mapa político todavía no está definido. Es entonces cuando dice Gramsci que surgen los monstruos, el populismo es uno de ellos.

 Pablo Blanco | @PabloBlanco_R

Anuncios

7 Comments

  1. Comparar a Podemos con el Frente Nacional y otros partidos de extrema derecha no me parece muy acertado. Puede que su discurso sea populista pero tu artículo también me lo ha parecido un tanto con esas alusiones a Hitler y Musolinni y los horribles peligros de alejarse del bipartidismo. O no te he entendido bien.

    Le gusta a 1 persona

    1. No le parecerá acertado pero es verdad. Mire los programas económicos de Le Pen y Podemos. Lea el discurso joseantoniano. Busque las diferencias de ambos discursos. Aprenda lo que es el Diagrama de Nolan y donde están situadas ambas ideologías. Lea “Camino de Servidumbre”, sea crítico hombre. Hay más semejanzas que diferencias entre comunistas y fascistas.

      http://m.libertaddigital.com/economia/2014/05/26/la-economia-de-iglesias-y-le-pen-mas-gasto-mas-intervencionismo-y-mas-impuestos-1276519665/

      http://unalatadegalletas.blogspot.com.es/2014/06/es-podemos-la-nueva-falange.html?m=1

      Me gusta

  2. Me gustaría algún día leer una definición de “populismo” porque es un término que se suele utilizar para meter en el mismo saco todo aquello con lo que no se está de acuerdo.
    Creo que has caído en el tópico de que la izquierda americana es populista, cuando en realidad, la forma de hacer política de todos los países del continente americano es la misma. ¿Obama no es populista cuando baila con su mujer delante de millones de espectadores? ¿Tampoco lo es cuando bromea con los periodistas o participa en un programa de humo? ¿No utiliza a un “enemigo” para cohesionar al pueblo? ¿Qué me dices de Peña Nieto?
    Un poco de rigor, por favor.

    Me gusta

    1. El artículo habla del triunfo del FN y de Podemos en las elecciones europeas, no de américa latina en general. Pero si te fijas, no digo que el populismo sea patrimonio exclusivo de la izquierda.
      Gracias por tomarte la molestia de comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s