La tercera República

 

Ayer por la mañana decidí ponerme a estudiar pero, una vez más, los astros se alinearon a causa de una conspiración universal contra mi persona y El Confidencial publicó un tweet que me dejó (a mí y supongo que a todo el mundo) anonadado: el Rey abdicaba.

El primer pensamiento que me vino a la cabeza fue que ya era hora. Aunque los casi 39 años que ha durado su reinado han ayudado a propiciar la situación política y económica que han hecho posible que hayamos vivido el periodo más próspero de la historia de España, es innegable que la popularidad del Rey y de la Monarquía en general han caído en picado desde el accidente de Botswana. A esto hay que sumarle, además, que tiene al marido de una de sus hijas siendo juzgado en los tribunales por malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales. Quién le iba a decir a Juan Carlos que Marichalar iba a ser el yerno bueno.

A pesar de estos dos últimos años, que no han sido los más favorables para la conservación de la imagen campechana y cercana a la población que en las últimas décadas había conseguido labrarse la institución monárquica en nuestro país, no podemos olvidar lo que la Monarquía y, en especial, Juan Carlos I, han significado para España.

Foto: publico.es
Foto: publico.es

Quien escribe esto es un republicano por convencimiento. Soy republicano, pero como conozco a los republicanos españoles y sé lo que la gente entiende aquí por república, también soy (y esto va por delante del republicanismo) juancarlista desde que tengo conciencia política, y felipista desde ayer por la mañana. Podemos decir que soy republicano ideológicamente pero, como sé que una república aquí no nos haría convertirnos en EE.UU, Alemania o Francia, soy monárquico por puro pragmatismo.

Soy consciente de que es muy difícil justificar la existencia de una monarquía en el mundo desarrollado y en pleno siglo XXI, pero en España es muy difícil ser republicano. El republicanismo español, como todo lo español, está basado en el odio a la posición contraria. En este país los republicanos de verdad caben en un taxi. La mayoría de los que se autodenominan republicanos no son republicanos: son antimonárquicos.

Esta gente no entiende la república como una simple forma de Estado, sino como la panacea, como la solución a todos los problemas que azotan nuestro país. ¿Y por qué solucionaría todos los problemas? Porque se irían los Borbones, que, como todos sabemos, son la causa de todos los males que afectan a España. La mayoría de gente que sale a la calle con la bandera tricolor (me niego a llamarla “bandera republicana”, porque la bandera de la Primera República fue otra) es republicana por odio al Borbón, como se demostró ayer en ciudades como Valencia, donde en la manifestación se sacó una guillotina mientras se coreaban cantos contra el Rey Juan Carlos.

Este odio irracional que parece haberse puesto tan de moda en los últimos tiempos es el que nos echa para atrás a mí y a muchos para reconocer nuestro republicanismo. A mí me da vergüenza decir que soy republicano porque mucha gente me meterá en el mismo saco que a las personas de las que hablo, así que prefiero no decirlo en voz muy alta cuando estoy en público.

Yo, siendo republicano, no soy antimonárquico, y creo que la Casa Real ha jugado un papel fundamental en la construcción de la democracia española que todos (monárquicos, republicanos y anarquistas si quieren) deberíamos agradecerles, porque Don Juan Carlos nos salvó de la dictadura no en una, sino en dos ocasiones. Me parece absurdo que el odio nos ciegue de tal manera que no logremos ver esto. Y no por estar a favor de que reine Felipe VI y se mantenga la monarquía en España soy menos republicano que los demás, sino al contrario. Soy más republicano que los que exigen una república en España porque no quiero que se manche el nombre de esta forma de gobierno por tercera vez en la historia de este país.

Alain Acevedo | @alain_acevedo

 

Anuncios

13 Comments

  1. Entiendo tu punto de vista, pero no estoy de acuerdo en que la solución sea perpetuar el status quo actual. Sí, mucha gente cree en la República como un “No Borbón”, y el rey ha tenido peso al no perpetuar la dictadura, pero dejando de lado la discusión de si lo hizo por ideales o porque sería lo que más le beneficiase a largo plazo no considero que, en una sociedad como la nuestra, debamos seguir manteniendo un cargo de gobierno que se perpetúa simplemente por haber sido el espermatozoide más rápido en el útero de la reina. Lo siento por Felipe y compañía, pero considero una maldita aberración que en una sociedad donde debería primar la igualdad haya gente que tenga esa clase de trato preferente solo por ser hijo de.

    Me gusta

    1. Sí, es lo que quería decir con lo de que es difícil justificar la existencia de una monarquía en pleno siglo XXI. Sin embargo, aunque la monarquía sea algo irracional, creo que en nuestro país no estamos preparados para una república y que en estos momentos nos viene mejor que reine Felipe. Y en unos años, ya se verá.

      Me gusta

    2. En respuesta a tu crítica, no creo que sea muy acertado decir que el verdadero republicano no es antimonárquico, ya que aunque sean dos términos que no tienen la misma definición, son bastante compatibles. Si quieres dar a entender que no te gustan los radicalismos y la forma de rebelión de algunos de los que creen en la república como forma de estado, creo hay mil formas mejores de expresarlo y concretamente la que tú has escogido carece de coherencia. En segundo lugar, conozco la historia de mi país y aunque Juan Carlos haya jugado un papel importante en determinados acontecimientos políticos relevantes, creo que eso queda bastante lejos de la necesidad de acogernos a ello para seguir apoyando la monarquía o para no hacer nada y dejarla estar por inercia, por pereza o por un sinsentido respeto hacia un pasado político muy discutible. El sentimiento que nace de la injusticia es mucho mayor y verdadero que el que nace de la racionalidad; por ello, no creo que haya nadie con derecho a decir en qué término ideológico encaja partiendo de la base del sentido común salvo él mismo. Yo me siento republicana, antimonárquica, por supuesto, y realista, por lo que no defiendo ni más ni menos que la convocatoria de un referéndum porque sería lo mínimo que deberían aportarnos. A estas alturas continuar llamando a nuestra forma de estado “monarquía democrática parlamentaria” es una burla y un insulto a la evolución política y a todos los ciudadanos. Soy consciente de que la forma de conseguirlo no es un chasquido de dedos y estoy de acuerdo contigo en que una república no solucionaría todos los problemas que tiene el país actualmente, pero creo que sí erradicaría unos cuantos y que además sería sin duda el comienzo de la solución de muchos más.

      Me gusta

  2. Muy en desacuerdo con que Juan Carlos nos libró de dos dictaduras y si no que desclasifiquen todos los documentos del 23F, que tenemos muchas dudas de qué pasó realmente. Mientras tanto, tenemos lo que han contado los medios de comunicación, es decir, la propaganda.

    Por otra parte los defensores de la II República son reaccionarios, quieren volver al pasado, a un sistema que no impidió el levantamiento del ejército, el levantamiento de regiones y provincias enteras contra el Estado. Me parece un error de quedarse sólo con esa gente que ignoro si son mayoría y minoría entre los republicanos (¿cómo podemos saberlo?).

    Creo que es un error equiparar EEUU con Alemania. El sistema de EEUU es el único que respeta la separación de poderes salvo dos detalles que son la excepción (el presidente puede vetar leyes). En Alemania no hay separación de poderes, y en la mayor parte de Europa tampoco, con lo que podríamos decir que no existe democracia (no se cumple el requisito de Montesquieu). El sistema español es mucho peor desde el punto de la calidad institucional de lo que pensamos. Otra cosa es que den miedo los reaccionarios (a mí también me pasa), pero meter todo en el mismo saco es siempre el mismo error porque focaliza el debate entre dos opciones exclusivas: status quo o vuelta al pasado. Es un claro ejercicio de manipulación de la agenda.

    Me gusta

  3. Mucha gente salió a la calle y no solo a por un República. Sino simple y llanamente a pedir un Referéndum…me parece bien, lo que dices…. pero la única injusticia que se ha creado en esta situación…no ha sido perpetuar el status quo…sino la de no darnos el derecho a ser escuchados.. no dejarnos elegir lo que queremos… porque hasta donde yo se y según nuestro reglamento… toda persona mayor de 18 años se le considera con capacidad y aptitud para determinar todo aquello que considere.. y al no dejarnos opinar sobre lo que la mayoría quieren…seamos o no unos ignorantes de lo que se defina como monarquía, república, anti-monarquía, u otras cosas…. TODOS tenemos derecho a ser escuchados…es por tanto que se nos priva de dos cosas.. una de hacer uso y disfrute de nuestro derecho legal de autodeterminación…y otro que es el derecho a ser escuchados en esta, nuestra monarquía constitucional democrática… Si bien sabes de república..bien sabes de democracia….por lo que no podrás negar..( bien sean culpables los reyes o los gobiernos) que se no ha privado de esas cosas…y se nos ha tratado como a niños de 5 años que tienen una rabieta y gritan para que se les escuche, pero que, normalmente se le deja que griten hasta que se cansen sin molestarse nadie a oír lo que tengan que decir. Pues bien… Los españoles no tienen 5 años, estoy de acuerdo en que muchos salen a las calles a hacer ruido…sin tener nada que decir o sin saber lo que dicen…pero dudo sustancialmente que de las millones de personas que se aglutinaron en las principales plazas de España, todas sean unas analfabeta…Por último, estoy de acuerdo también en que quitando a Felipe y proclamando una república no se borran todas las brechas que tiene en estos momentos España, pero si que creo que… Es un principio, no? Obviamente nada se construye en un día, ni en una horas..pero si no hacemos conciencia de un cambio… nunca vendrá por arte de magia, todo va a seguir igual y es una pena que gente como tú (perdón si se pueda sentir ofendido por la cercanía del llamamiento) es por la que seguimos estancados… y no estamos estancados en la dictadura de Franco ni mucho menos… a pesar del desarrollo tecnológico..y levemente social…en lo que a política se refiere… aún estamos estancados en el bipartidismo del siglo XIX. El día en el que la gente salió a la calle con las banderas tricolor, no solo estaban buscando una República que les solucionase la vida, muchas de esas personas, son personas inteligentes que sabían bastante bien lo que digo, y estoy segura que al gritar no solo estaban pidiendo por sus derechos a una elección justa de lo que España quiere, sino también una lección ciudadana de lo que España necesita.

    Me gusta

    1. La Monarquía viene recogida en la constitución y los mecanismos para una Reforma de la Constitución, que en este caso deberían llevarse a cabo mediante un procedimiento agravado (mucho mas rígido que el procedimiento ordinario) al tratarse del titulo prelimimar de la misma, son mucho mas complejos que un referéndum. Muy de acuerdo con la mayor parte del articulo. Soy Republicano por principios, pero monárquico por pragmatismo. Eso sí, yo bajaba los presupuestos de la Corona.

      Me gusta

  4. Hoy en día los que persiguen algo por verdadera ideología están contados con la mano, en mi opinión la figura del monarca actual no hace ningún daño al país, son gente preparada que representa a España en cualquier evento, más de un político suelto, por no decir la mayoria, que han sido elegidos por el pueblo para qué, para saber que van de buenos y son unos aprovechaos y unos ladrones. El monarca recibe una retribución que puede ser discutida o no, pero dan la cara en cualquier sitio.

    Por otro lado si el problema es su salario público, ¿Qué pasa? ¿Si fuera gratis a nadie le molestaría? Estoy muy seguro que con el poder que han venido teniendo desde el pasado tendria puesta la mano en más de una empresa, y haber hecho fortuna de manera silenciosa.

    Mi humilde opinión que todas son válidas, un saludo y gracias por sus comentarios me han parecido muy interesantes.

    Me gusta

  5. Hoy en día los que persiguen algo por verdadera ideología están contados con la mano, en mi opinión la figura del monarca actual no hace ningún daño al país, son gente preparada que representa a España en cualquier evento, más de un político suelto, por no decir la mayoria, que han sido elegidos por el pueblo para qué, para saber que van de buenos y son unos aprovechaos y unos ladrones. El monarca recibe una retribución que puede ser discutida o no, pero dan la cara en cualquier sitio.

    Por otro lado si el problema es su salario público, ¿Qué pasa? ¿Si fuera gratis a nadie le molestaría? Estoy muy seguro que con el poder que han venido teniendo desde el pasado tendria puesta la mano en más de una empresa, y haber hecho fortuna de manera silenciosa.

    Mi humilde opinión que todas son válidas, un saludo y gracias por sus comentarios me han parecido muy interesantes.

    Me gusta

  6. A veces me pregunto si quienes prefieren una república en España, hoy (dado el panorama político del que disfrutamos, y dada la labor concreta que tiene el jefe de estado), se han planteado como sería el resultado del cambio de régimen. Si nos quejamos del coste de la corona, pregúntenles a franceses e italianos (por decir dos cercanos) qué les cuestan sus presidentes de la república. Si nos quejamos de la formación de nuestros políticos, aventurense a pronosticar el perfil de quien nos representaría más allá de nuestras fronteras en este cargo. Y si de representación se trata, aventurense también a imaginar el esfuerzo que los jefes de estado de otros países harán por estrecharle la mano al presidente de turno de la república española, que encima quizá ni hable inglés.

    Seamos prácticos. Comparen esa situación con el Rey (palabra ya de por sí atractiva en aquellos países sin tradición monárquica) que actualmente tenemos. Y esfuercense en analizar ambos casos de manera objetiva y dejando por unos instantes los colores a un lado.

    El orgullo nos hace a veces elegir la solución incorrecta por contradecir a quien nos impone la correcta.

    Me gusta

  7. A veces me pregunto si quienes prefieren una república en España, hoy (dado el panorama político del que disfrutamos, y dada la labor concreta que tiene el jefe de estado), se han planteado como sería el resultado del cambio de régimen. Si nos quejamos del coste de la corona, pregúntenles a franceses e italianos (por decir dos cercanos) qué les cuestan sus presidentes de la república. Si nos quejamos de la formación de nuestros políticos, aventurense a pronosticar el perfil de quien nos representaría más allá de nuestras fronteras en este cargo. Y si de representación se trata, aventurense también a imaginar el esfuerzo que los jefes de estado de otros países harán por estrecharle la mano al presidente de turno de la república española, que encima quizá ni hable inglés.

    Seamos prácticos. Comparen esa situación con el Rey (palabra ya de por sí atractiva en aquellos países sin tradición monárquica) que actualmente tenemos. Y esfuercense en analizar ambos casos de manera objetiva y dejando por unos instantes los colores a un lado.

    El orgullo nos hace a veces elegir la solución incorrecta por contradecir a quien nos impone la correcta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s