Doce horas en Lisboa

 

Hay cosas que sólo se pueden hacer con veinte años y acompañado por amigos: ir a Lisboa sin más equipaje que una muda de repuesto –no se usa esta palabra ya. ¡La muda!-, una camiseta y una cámara es una de ellas. Servidor fue uno entre las decenas de miles de españoles que entró en la Lusitania el sábado por la mañana para algo tan prosaico –y sin embargo tan poco prosaico- como asistir, a pie de calle, al partido que coronaba al rey de Europa –ha sido mayo un mes extraordinariamente europeo que empezó de forma culminante con Eurovisión, mantuvo el nivel con lo acaecido en el Estadio da Luz y decayó, ya exhausto tras tantas emociones, con los cinco diputados del contertulio y el carajazo de los dos (ya no tan) grandes partidos. Lo cierto es que un mes como este no se repetirá hasta dentro de cinco años. Esto es como lo del cometa Halley pero en pequeñito. O como el lanzamiento de un disco de Chenoa: un acontecimiento puntual que uno no perdona perderse porque no sabe si estará criando malvas para el siguiente-.

Desde que uno comienza a recorrer los primeros metros del puente del 25 de Abril queda embargado por esa inherentemente lusa tristeza, ligeramente alegre, que da sentido al fado. Lisboa es fachadas blancas y tejados naranjas. Pero también Lisboa (y Portugal en general) son parajes donde parece haberse detenido el tiempo en algún momento pasado de gloria. Y sin embargo, por ley de vida, los edificios están más viejos y sucios y los cristales rotos. Resulta difícil combinar esa actitud melancólica –tan diferente de la nostálgica, más realista y menos onírica, como bien explicó Jon Juaristi en ese interesante libro llamado El bucle melancólico– con el inquebrantable empeño de Saturno. Tan apegados están ahí al pasado que todavía existen los supermercados Continente. Lo sé porque lo vi.

Foto: sport.bt.com
Foto: sport.bt.com

No hubo tiempo -¡Saturno, de nuevo!- para montarse en el tranvía. Tampoco para ir a Cascais. Cambié los pastéis de Belem por el tradicional McPollo portugués (desconozco si McDonald’s se publicita en Highway, pero lo pongo por si acaso). Yo no entendía a la buena muchacha que me tramitaba el pedido. Sólo quería patatas medianas y un batido de fresa, y me sirvieron dos de todo. Como al alcalde Quimby cuando Homer Simpson fue su guardaespaldas. Definitivamente es mejor leer portugués que escucharlo.

Los que íbamos con el Madrid nos congregamos en la plaza de Pedro IV. Pedro de Braganza fue un monarca portugués del siglo XIX que se enfrentó por el trono con su felón hermano Miguel en una guerra civil de tres años. El paralelismo con los dos equipos que se enfrentaban en Lisboa resulta tentador, si bien Real y Atlético no tienen mucho de hermanos. Y si lo son parecen Coto y Kiko Matamoros.

Allí, a pocos minutos del Atlántico, los que íbamos de blanco pasamos del os lo dije tras la sustitución de Costa en el minuto 9 a la estupefacción por el gol rojiblanco. De ahí al espíritu heroico motivado por la presión del Madrid durante la segunda parte. De eso al vámonos que no hay nada que hacer. Después, cuando el tiempo de descuento agonizaba y el viaje de vuelta se antojaba una travesía por el desierto, llegó la desinhibición: todos fuimos Nati Abascal –algunos llevaban los mismos niveles de alcohol en sangre que Nati en ese memorable elemento televisivo-. Quisimos a todo el mundo y muchos de los allí congregados se abrazaron a otros a los que nunca más verán. De la prórroga, para qué engañarnos, no me acuerdo. Creo que ganamos. Por otro lado, entablé negociaciones para crear la Confederación Ibérica. Vendrá con la undécima.

 

Carlos Hortelano | @CarlosHortelano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s