Devolvednos a nuestras niñas

Boko Haram. Haram es lo contrario a Halal en árabe, que significa “bendecido por Dios”. Haram son muchas cosas en el Islam, tan cotidianas en Europa que son perniciosas para “la moral”. Apostar, el adulterio, beber alcohol, el ejercicio de la banca, así como otras actividades que a nosotros nos parecen aceptables, para el Islam son Haram. Prohibidas. En los países donde se aplica la Sharia, el corpus legislativo islámico, incumplir mandatos Haram está castigado de diversas formas. Se lapida a la mujer adúltera. Al ladrón se le corta la mano. Al que practica la usura también le cae un castigo ejemplar. Boko Haram significa, literalmente: “La educación occidental es herética”. O prohibida, o incompatible con los principios del Islam.

Boko Haram lleva haciendo de las suyas mucho, mucho tiempo, ya era ampliamente conocida por los profesionales porque se dedicó a quemar escuelas, practicar genocidios de cristianos en masa, en un país como Nigeria, cuyo norte profesa la religión de Alá y el sur, la cristiana, en una proporción de prácticamente 50/50. Dos religiones cuya manera de entender al hombre cambia de forma radical. Mientras una de las dos pone al hombre y su servicio a los demás hombres como centro de la misma, así como al amor, la otra pone en el centro a Dios y su sumisión a la voluntad del mismo. Mientras que el libro sagrado de una de ellas está inspirado por Dios, el otro libro es de puño y letra del mismo Dios. Palabra sagrada.

En Occidente puedo criticar a Occidente. Yo puedo criticar la ambición de EEUU por ser la policía del mundo. Las ansias económicas alemanas. La vagancia del sur de Europa, lo encantados de conocerse que están los británicos, el capitalismo, la socialdemocracia. Europa es posiblemente el lugar más libre del mundo, donde cualquier persona puede decir lo que piensa, dentro de lo que entendemos como el ejercicio de la libertad de expresión. En el mundo islámico el Islam no admite discusión. Decía Jomeini que “ustedes, los que profesan la religión de San Jesús, separan la Iglesia del Estado. Para nosotros, son la misma cosa”. El Islam es el Estado. El Islam es el derecho, la educación, un todo estanco.

No pretendo criticar el Islam, puesto que la mayoría de musulmanes profesan su religión del mismo modo que puede profesar un cristiano europeo la suya, aunque quizá de forma más intensa que en Europa, que poco a poco se vuelve agnóstica. Auge de las explicaciones científicas de un mundo como el europeo que para ciertas cosas prefería la magia. Tampoco abriré ese melón. Pero de repente, el mundo occidental se revuelve tras leer el siguiente titular: Boko Haram secuestra y tortura a 200 niñas nigerianas por ser cristianas.

Tampoco importa la religión que profesen. Quedémonos con que Boko Haram, y perdonen la crudeza de mi lenguaje, y no se ajusta a lo que verdaderamente pienso, ha secuestrado a 200 niñas que pretendían estudiar para poder salir adelante en un país tan profundamente tocado como Nigeria, y se han encontrado con un grupo de radicales musulmanes que entienden que para lo único que sirven las mujeres es para violarlas, que estén pariendo como conejos durante décadas, y les sirvan como esclavas de sus antojos. Doscientas niñas al servicio de radicales. No quiero ni puedo imaginar el tratamiento que estos hijos de una hiena les estarán sirviendo a doscientas niñas que con toda probabilidad, lo máximo que sabían de los hombres, es que todavía no les gustaban.

Incluso la Primera Dama de EEUU, Michelle Obama, ha manifestado su apoyo en las redes sociales.
Incluso la Primera Dama de EEUU, Michelle Obama, ha manifestado su apoyo en las redes sociales. (Foto: mashable.com)

De repente, la progresía europea y occidental reacciona con una ocurrencia digna del momento histórico en el que vivimos; unos cartelitos en redes sociales que pongan “Bring back our children”. Devolved a nuestras niñas. Claro, los señores de Boko Haram utilizan internet a diario. A estos tipos, que una panda de pretendidos intelectuales hagan una campañita para que devuelvan a las niñas que han secuestrado porque les ha salido del pie, solo les puede incentivar a repetir dicho atropello. A dicho tren se han subido distinguidas personalidades de este país, de toda ideología y color político. Devolvednos a las niñas, devolvednos a las niñas. La posmodernidad era esto, la batalla sin muertos, la guerra sin combate ni caídos, el activismo de Wikipedia, la recogida de firmas de Change.org.

Seré franco y quizá esa franqueza me cueste escribir en esta revista, contra el malvado no cabe otra opción que la de luchar. No cabe otra opción como la que el malvado François Hollande tuvo que llevar a cabo en Mali, desplegar al ejército y combatir a las milicias islamistas. Europa no puede ponerse de lado con lo que está ocurriendo en Nigeria, otra vez más. No cabe más opción que la de combatir a Boko Haram no solo para defender los derechos humanos, sino combatir el peligro de aquel que te odia porque eres diferente. Aquel que odia una cultura basada en el respeto a la libertad y la persona.

Pero los terroristas islamistas de Boko Haram están muy tranquilos, porque de momento nadie va a decir que esta boca es mía. De momento, Europa está mirando al este, donde tampoco hará nada, pero al menos va a parecer que tiene una distracción con la que justificar que pasa del tema. Tendrá que ser EEUU, Francia o incluso España, que ha ofrecido su ayuda al gobierno de Nigeria para salvar a las niñas, los que tengan que hacer el trabajo sucio y los que tengan que llevarse las críticas y los muertos a casa. Y mientras siga habiendo cartelitos en redes sociales para combatir al mal, el mal seguirá campando a sus anchas durante mucho tiempo. Porque la guerra justa existe, y es plantar cara al que te ataca. Y cuando doscientas niñas están secuestradas, se ataca a la integridad humana, pero no solo de las mujeres de África, sino de todo el mundo. Porque ningún hombre es una isla, como dijo John Donne.

Guillermo Gómez de Salazar | @rickwwayne

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s