La vida es verso

Pues lo mismo que este pavoroso océano rodea la verde tierra, así en el alma de hombre hay una insular Tahití llena de paz y alegría, aunque circundada por todos los horrores de la vida a medio conocer. ¡Dios os guarde! ¡No os alejéis de esa isla, jamás podríais regresar!

Dice la última campaña de Apple que todos tenemos algo único que ofrecer. Habiendo sido un error fatal colorear el iPhone, creo que esta frase es todavía más desafortunada. Desafortunada por incorrecta, y más por cruel. Me aterroriza este optimismo tan en boga, cuyo líder espiritual perfecto sería José Luis Rodríguez Zapatero, con el Happy del moreno estiloso como himno. Pocos de los aquí presentes llegarán a crear algo original, el resto limitará –limitaremos, probablemente- su contribución a una lápida.

El fragmento cabecero, que sella el quincuagésimo noveno capítulo de Moby Dick, expresa con mayor finura cuanto he dicho arriba. Crear implica ese riesgo al que Herman Melville compara con echarse a la mar. Mismo “pavoroso océano” al que Manrique definió de forma más cruda –crudérrima-: es el morir. Misma mar que, como quita, da gloria a los más valerosos y afortunados. La mar del Exxon Valdez y de Cristóbal Colón.

 “Moby Dick, la ballena blanca, única obsesión comparable a la Décima.”
“Moby Dick, la ballena blanca, única obsesión comparable a la Décima.”

No miréis mi primer párrafo como algo oscuro. Si bien mi premisa es menos risueña que aquélla de Apple, pudiera concluirse como lo hizo el eterno Rust Cohle de True Detective, reflexionando sobre el cielo estrellado, que “al principio sólo había oscuridad. En mi opinión, la luz va ganando.” Todos podríamos llegar a ofrecer algo, si acaso, pero pocos serán quienes lleguen a algo realmente único. Como joven jurista, reconozco haber tenido tentación de meter mis pensamientos en el “todos tenemos algo único que ofrecer” con control de cambios, track changes que dicen los más horteras del lugar.

Control de cambios, amén de uno de los títulos que barajo para mi próxima novela, o tal vez para el poemario que dedicaré a la candidatura de José María Aznar a la Presidencia del Real Madrid Club de Fútbol, es una bellísima herramienta de Word. Juristas, leguleyos y abogados –de mayor a menor rigor- aquí presentes saben perfectamente que me refiero a la opción del procesador de textos de revisar documentos, diversos individuos, quedando registrado qué figuraba originalmente, en qué modo se ha modificado y quién ha perpetrado el crimen. En la sarta de globos, tachados y colores de letra de un solo contrato de compraventa se acumula más saber que en un certamen de divulgación y narrativa científica, no digamos ya si lo organiza la revista de los artículos kilométricos. [Nota del autor: la publicación del xabialonsismo es una fuente de diversión constante, he enlazado las “Bases” del mencionado certamen –debieran llamarse bases legales, en fin- para que usted, querido lector, pueda disfrutar esta Semana Santa localizando las decenas de gazapos que trufan las mismas.]

Y, tras tamaña divagación, regreso a la casilla de partida. Conviene ser conscientes de que la posteridad, dejar huella por pequeña que sea, no es gratis. Ni siquiera barato. Muchas serán las derrotas que precedan a la victoria más insignificante, muchos los horrores que habrá que contemplar, sin apartar la vista, quien quiera dar caza a alguna de sus obsesiones. Porque de eso se trata. De perseguir una idea con determinación enfermiza y enfrentarse a ella como el capitán Ahab de Melville con Moby Dick: hasta que uno de los dos perezca. También de intentar salir vencedores, pero eso depende del mar.

Luís Teira | @luisteira

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s