La pequeña gran pantalla, charla sobre series con Toni de la Torre

Toni de la Torre, uno de los mejores críticos de series, colabora en el programa de 8TV “Arucitys” y en “El món a RAC1”, de dicha cadena, entre otros. Es autor de los libros Dr.House, guia para la via y Las series que no me dejan dormir, entre otros.

Personajes principales de The Big Bang Theory. (Foto: cinemaseries.es)
Personajes principales de The Big Bang Theory. (Foto: cinemaseries.es)

PREGUNTA: Un reciente estudio de Neuromarketing Labs para Fox y Vodafone confirma que series como The Walking Dead, Breaking Bad, The Big Bang Theory o Juego de Tronos llegan a crear síntomas de adicción en el espectador. ¿Crees que se puede tener adicción a las series? ¿A qué se debe tu afición a las series?

RESPUESTA: Yo a menudo utilizo el término adicto, pero lo hago siempre en tono humorístico, para enfatizar lo que nos gustan las series. Una adicción verdadera es algo verdaderamente serio y no me refiero a eso cuando hablo de adicción a las series. En mi caso, probablemente su origen sea Twin Peaks, que es uno de mis primeros recuerdos como seriéfilo.

P.: Actualmente muchos son los que priorizan las series por encima del cine. ¿A qué crees que se debe? ¿La crisis es uno de esos factores?

R.: Creo que es porque la serie como lenguaje narrativo ha logrado, en los últimos años, exprimir todo su potencial y ofrecer al espectador una experiencia diferente y única (evolución de los personajes, complejidad de las múltiples historias, etc.) que el cine, ya por cuestiones de metraje, no puede replicar. Eso no significa que una cosa sea mejor que otra. Son medios parecidos pero en realidad distintos. La crisis económica puede tener algo que ver (imagino que lo dices por las descargas) pero en todo caso influye por igual a series y películas.

A causa de la gran oferta en el mundo de las series, que crees que necesita una serie para que sea de buena calidad y que la audiencia le acompañe?

P.: Hace unos cuantos años tenías decías de Megaupload (extinto paraíso de los seriéfilos), y más genéricamente sobre Internet, que es un beneficioso para el ser humano, porque puedes alojar algo en un servidor para que otra persona se lo descargue. ¿Sigues teniendo la misma opinión?

R.: Sí, me reafirmo. Entre otras cosas porque desde entonces ha habido productores de series que han afirmado lo mismo que yo: que las descargas online aumentan la popularidad de la serie y finalmente acaban provocando que tengan más beneficios. Esto lo han reconocido y afirmado los productores de Game Of Thrones y también Vince Gilligan, el creador de Breaking Bad.

P.: Rubicon, serie con una gran crítica aunque no tuvo en ningún momento una gran audiencia exceptuando su estreno. Trata sobre un analista de una agencia federal cuyo trabajo se centra en descifrar códigos en busca de encontrar información secreta. Muchas son las series que son canceladas tienen sus razones para hacerlo. Una de las excepciones fue Rubicon. ¿Crees que es una serie que no convenía que viésemos?

R.: Hay series incómodas, claro que sí. El poder teme a los relatos que lo ponen en duda y ha habido casos de presiones para retirar una serie de la parrilla (uno de los más conocidos es el de George Bush y The West Wing). Pero tampoco hay que ponerse conspiranoico con todas las series que se cancelen. Rubicon era una serie incómoda, pero también es cierto que tenía unas cifras de audiencia muy bajas.

P.: El hecho que algunas de las grandes series se planteen la creación de un spin-off. ¿Cómo lo valoras?

R.: Siempre hay que ver antes que valorar. Ahí está el caso de Frasier, que a mi parecer es mejor que Cheers. Pero en general desconfío de los spin-off y otras formas de expansión de una ficción porque la experiencia dice que son una forma de exprimir la gallina de los huevos de oro, y si hay algo que es cierto en el mundo de las series (y en general de la televisión) es que una serie buena también sabe acabar a tiempo.

James Gandolfini, en el centro, líder de la familia Soprano.
James Gandolfini, en el centro, líder de la familia Soprano. (Foto: independent.co.uk)

P.: Sin duda una de las noticias más tristes de los últimos años en el mundo de las series ha sido la muerte del gran James Gandolfini famoso por su papel en The Sopranos. ¿Crees que la serie es de visionado obligatorio sólo por la interpretación de Gandolfini?

R.: Es uno de esos casos en los que no se puede separar al actor del personaje ni al personaje de la serie. Forman un todo y son imprescindibles juntos y también separados. Los Soprano es una obra de arte y una de las mejores series hechas jamás. Es de visionado obligatorio para cualquiera interesado en las series como forma narrativa.

P.: Muchos somos los que amamos Sherlock. ¿Crees que está destinada a ser una serie que marque una época? ¿Hay un auge de las series británicas y las miniseries?

R.: Me parece que es un modelo que va a influir decisivamente en todas las adaptaciones literarias posteriores. Porque Sherlock es una maravilla en cuanto a preservación y reinvención (al mismo tiempo) de un personaje clásico. Pero lo de marcar una época me parece que va más allá de sus posibilidades (y sus pretensiones).

De las series británicas no. Se produce el mismo número de series británicas ahora que hace cinco años. Lo que sucede es que aquí el público las ha descubierto ahora y hay una fiebre por la serie inglesa. Pero su auge no es precisamente nuevo. Algunas de las joyas de la BBC, por ejemplo, empezaron a emitirse a principios del 2000.

De las miniseries sí. Se producen muchas más miniseries que antes. En parte porque la crisis económica ha obligado, en general, a reducir el número de episodios por temporada. Y en parte porque para canales que entran por primera vez en el mundo de la ficción propia (Sundance Channel, History Channel, Discovery Channel, etc.) la miniserie es un vehículo excelente para dar el paso sin hipotecarse indefinidamente con una ficción que no saben si tendrá una buena acogida.

P.: En tus colaboraciones a Arucitys o RAC1 podemos ver que eres muy crítico con las series españolas y lo haces con argumentos más que sólidos. ¿Crees que algún día llegará una serie (o varias) que cambiaran tu opinión?

R.: Tendría que haber un cambio de mentalidad brutal entre los programadores, canales y productoras. Y para eso las series actuales deberían dejar de tener buenas cifras de audiencia. Es lo mismo que preguntar si algun día habrá un programa de tarde que no sean cotilleos tipo Sálvame. Pero no toda la esperanza está perdida. Gran parte de las buenas series que salen en Europa salen de capital privado, como Canal+ Francia, y aquí en su día Canal+ España hizo una buena serie llamada Crematorio. Quizás habrá más excepciones así. Y también hay que tener en cuenta el mundo de las webseries, que cada vez tienen más calidad y gozan de una gran libertad creativa gracias a la red.

P.: Sin duda, una de las mejores series que se han hecho en la historia es The Wire. ¿Vive a la sombra de Los Soprano?

R.: Creo que son dos series muy distintas. Los Soprano es un drama en el sentido estricto del término. El tema central es la família, aunque sus personajes sean mafiosos. The Wire está más cerca del periodismo y la investigación. Su tema central es la vida en la ciudad moderna. Dos grandes series, dos enfoques muy distintos.

Dominic West, encarnando el papel de Jimmy McNulty en The Wire.
Dominic West, encarnando el papel de Jimmy McNulty en The Wire. (Foto: assets.wheelercentre.com)

P.: ¿Las series sobre política como puede ser House of Cards representa un reflejo de nuestra sociedad?

R.: No creo que las series reflejen exactamente la sociedad. Creo que pare ser específicos, contienen un retrato del mundo en el que nosotros encontramos un reflejo de nuestra sociedad. Es nuestra mirada lo que crea este reflejo. Esto hace que una misma serie puede reflejar varias sociedades y pueda tener en común audiencias a priori muy distintas. El ejemplo de House Of Cards es perfecto porque parece reflejar la política actual, pero en realidad es un remake de una serie británica de principios de los 90.

P.: Cada vez más podemos ver como grandes directores del cine se pasan al mundo de las series. ¿A qué crees que se debe?

R.: Los grandes directores del cine ven las posibilidades que tiene el medio de las series como forma narrativa y quieren explorarlas. También sucede que los estudios cada vez tienen más presupuesto para ofrecerlo a nombres como por ejemplo Martin Scorsese. ¿Habría producido Boardwalk Empire si el presupuesto de HBO no le hubiera permitido crear una Atlantic City en condiciones? No lo creo. ¿Y lo haría si no viera que en Boardwalk Empire puede tratar el género de la mafia de una forma distinta a la de sus películas? Tampoco lo creo. Es la suma de ambos factores.

P.: ¿El efecto Lost todavía perdura?

R.: Sí, sin duda. Todavía hoy hay ficciones que beben claramente de la huella de Perdidos. El propio J.J. Abrams se ha convertido a si mismo en una marca que se puede encontrar en series como Almost Human, Intelligence, Sleepy Hollow… otra historia es si esta marca funciona o tiene hoy el prestigio que tenía en la época de Perdidos…

P.: Orphan Black, Orange is the new Black The Good Wife tienen como protagonistas a mujeres (sobre todo la segunda). Hasta ahora, un porcentaje alto de las series el personaje es un hombre. ¿Crees que es el punto de partida a las series donde la protagonista será una mujer?

R.: La evolución del rol de la mujer es uno de los aspectos más interesantes, desde el punto de vista de la representación cultural, de la historia reciente de las series. En los últimos años han aparecido personajes femeninos sólidos, complejos, interesantes y sobretodo no estereotipados que contrastan con las series de hace apenas 15 años. Hay que recordar que Sexo en Nueva York se estrenó en 1998, y aunque entonces parecía muy rompedora, hoy es prácticamente machista. Es curioso ver cómo la sociedad ha evolucionado tan rápidamente en este aspecto y cómo las series han estado a la altura de esta evolución (aunque sea en casos puntuales como los que mencionas).

P.: Louie. Una serie que intercala escenas de la rutina del personaje y los monólogos. A esto hace falta sumarle grandes guiones haciendo de Louie una serie única. ¿Crees que está infravalorada?

R.: Es una comedia de autor, que en Estados Unidos tiene una larga tradición. No sólo en las series, con Larry David como referente, también en el cine con Woody Allen, por ejemplo. Louie fue elegido por la Revista Times como una de las personas más influyentes del 2013… así que allí no está nada infravalorado. Aquí ya es otra historia porque los que vemos comedias de autor somos minoría. Lo habitual es ver sitcoms.

P.: Homeland es el punto de partida para series como The Americans?

R.: Homeland ha puesto de moda el tema del espionaje, lo que no deja de ser curioso cuando el principal tema de Homeland es el terrorismo.

P.: Bron/Broen narra la investigación policial que surge tres encontrar el cuerpo de una persona asesinada en el Puente que une Suecia y Dinamarca. ¿Cómo definirías tu adicción?

R.: Esta serie me parece fascinante porque su punto de partida es perfectamente adaptable a la realidad de muchos países y culturas. No es casualidad que en muy poco tiempo ya se haya estrenado el remake estadounidense y el anglo francés. Como estructura, Bron/Broen es un vehículo espléndido para explorar problemas sociales y al mismo tiempo proponer casos habituales del género criminal. Además, por supuesto, está el carisma de Saga y Martin, que tienen una gran química como pareja de detectives. Me quedo con la original, la sueco-danesa.

P.: ¿Dr. House. Guía para la vida se puede seguir aplicando actualmente?

R.: Uno de los aciertos de House como serie es que su personaje protagonista era extremadamente carismático. Lo sigue siendo hoy. De hecho, continúa siendo mi borde televisivo favorito. La guía todavía se puede aplicar… ¡si tienes la actitud para hacerlo!

Fotograma de la serie bélica Hijos del Tercer Reich.
Fotograma de la serie bélica Hijos del Tercer Reich. (Foto: argentinawarez.com)

P.: Hijos del Tercer Reich. Una serie alemana que aborda el nazimos desde los puntos de vista de cinco amigos. Tras una preparación de diez años de trabajo ha conseguido ser una de las mejores series europeas en los últimos años con una audiencia de siete millones de espectadores ¿La mayor sorpresa del 2013?

R.: Sí, por dos motivos. El primero: serie alemana, un mercado en el que no nos solemos fijar. Estamos acostumbrados a saberlo todo de una serie antes de que se estrene. La irrupción de esta maravilla del canal público alemán cogió a todos por sorpresa. Cuando la vi no me podía creer la maravilla que tenía ante mis ojos. Segundo motivo: porque ya lo hemos visto todo (o casi todo) de la 2ª Guerra Mundial, y cualquier ficción que logre aportar algo nuevo en este sentido es por supuesto una sorpresa muy agradecida.

P.: El boom de las series americanas. ¿Crees que Neftlix tiene algo que ver?

R.: No, creo que el boom de las series norteamericanas es previo a Netflix. Lo que Netfix está logrando es hacer de la red un lugar en el que el estreno de series sea algo habitual. Para creadores y guionistas, son nuevas oportunidades para vender sus proyectos.

P.: Como valoras que Jeff Daniels se llevase el Emmy por delante de Bryan Cranston?

R.: Estafa es la palabra que mejor lo define.

P.: El 2013 ha sido el final de dos de las grandes series de los últimos años como son Dexter y Breaking Bad. ¿Cómo valoras los finales de ambas?

R.: Cara y cruz. Breaking Bad supo acabar en su mejor momento y además cerrar las tramas en un episodio final que venía precedido por otro episodio que había sido una genialidad. Dexter acabó desgastada dejando un final abierto y con un episodio final precedido por una temporada tosca y a años luz de lo que la serie había sido al principio.

Zapping:

Una serie: Homicide: Life on the Streets.

Tu serie preferida actualmente: True Detective

Un personaje: Tony Soprano.

Como conocí a vuestra madre, Friends o The Big Bang Theory: Friends.

La serie más mala que hayas visto nunca: intento olvidarlas, y lo consigo.

La serie de tu infancia: Twin Peaks.

Aaron Sorkin: Idealista.

Utopia. Surrealismo o obra de arte? Obra de arte.

Black Mirror: Inquietante.

True Detective: Atmósfera.

Juego de Tronos: Épica.

Toni de la Torre | @tonidelatorre | tonidelatorre.com

Albert López Domènech | @Albert7Lopez

Anuncios

4 Comments

  1. Gran entrevista.

    Coincido con la valoración de The Sopranos y The Wire.

    Recién terminada True Detective creo que es una buena serie pero que prometía más de lo que ha dado finalmente. Siendo excelente ha sido un poco decepcionante al final.

    Me gusta

  2. Gran entrevista.

    Coincido con la valoración de The Sopranos y The Wire.

    Recién terminada True Detective creo que es una buena serie pero que prometía más de lo que ha dado finalmente. Siendo excelente ha sido un poco decepcionante al final.

    Me gusta

  3. Muchas gracias!!!!!

    PD: El final de True Detective quizas si que ha sido decepcionante para algunos pero mi nivel de fanatismo con esta serie ha sido tan grande que deja de lado el final…xD

    Me gusta

  4. Muchas gracias!!!!!

    PD: El final de True Detective quizas si que ha sido decepcionante para algunos pero mi nivel de fanatismo con esta serie ha sido tan grande que deja de lado el final…xD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s