Viaje al pasado híbrido

Nada volvió a sonar nunca como el Hybrid Theory. Como aquel primer amor adolescente que te marca de por vida y que no olvidas jamás. Aquel álbum parecía caprichosamente perfecto, simétrico, ingeniado con cirugía plástica, cuidaba cada uno de los detalles pese a ser novel.

Casi 14 años después de su lanzamiento y con más de 24 millones de copias vendidas, no hay discusión acerca del impacto del famoso debut de Linkin Park en la escena musical. Quizás la sobredimensión que uno experimenta en plena efervescencia adolescente condiciona los juicios y recuerdos, pero aunque luego Meteora confirmó que los californianos habían perfeccionado la técnica y dado un paso más en la mezcla de hard-rock y rap, encuadrados por tanto en el nu-metal, Hybrid Theory es inolvidable. Sus dos primeros álbumes además del disco de remezclas Reanimation, fueron producidos por Don Gilmore, antes de realizar una transición que a muchos no nos convenció demasiado de la mano de Rick Rubin. Rick había trabajado con bandas como Aerosmith, Rage Against the Machine, System of a Down y Red Hot Chili Peppers. Experiencia y pedigrí no le faltaban a un hombre que había trabajado mezclando el rock y rap con distintos grupos. Siempre con un éxito notable y notorio.

Pero antes de que Linkin Park virara hacia un sonido más electrónico y navegara en un mar musical ecléctico, dejó una presentación en sociedad para la historia. Una que no pierde vigencia a pesar del inevitable consumo del tiempo. Quienes escuchamos en su momento con 12-14 años el Hybrid Theory seguimos de vez en cuando acudiendo a él. Como hace unos años cuando me lo ponía en el metro del tirón antes de un examen en la universidad o recién levantado antes de un partido importante. Eran pequeños y rituales privados que sentía que debía hacer para controlar todo y convencerme a mí mismo de que todo iba a salir bien. La mente y su fuerza. Incluso recuerdo realizar una presentación en la clase de inglés sobre el álbum cuando tendría 16 años y por supuesto, cuando el profesor de música nos dejó escoger un grupo para un trabajo, no lo dudé un segundo.

Hybrid Park, Linkin Park. (Foto: plopradio.fm)
Hybrid Park, Linkin Park. (Foto: plopradio.fm)

Escuchar el Hybrid es volver al pasado. A esas luchas dentro de tu cabeza que crecen al mismo tiempo que sube el volumen de la música y se agudiza la letra de sus canciones. Hasta que te apetece gritar como Chester Bennington y no quedarte afónico, para luego tararear y seguir las rimas con el rap de Mike Shinoda. Tocar la batería como Rob Bourdon, el bajo como Dave Farrell y la guitarra como Brad Delson. Ahí reside parte de mi adolescencia. Entre letras que hablaban de experiencias personales negativas, ira, frustración, todo aderezado con el punto de electrónica justo y preciso de Joe Hahn. Linkin Park ofrecía ese punto de rebeldía bien visto, comercial y que no asustaba a los padres de aquellos hijos que nos sumíamos entre sus sonidos. Por eso en su momento se les llegó a bautizar como “El club Disney del rap-metal”. Una descripción que no puede dejar indiferente.

No tanto como antes, dado a que cada vez soy más proclive a ir experimentando nuevos océanos para mis tímpanos, pero cuando la mente me lo pide, regreso a esas 12 pistas que en poco más de 35 minutos me activan y serenan al mismo tiempo. Es una especie de ejercicio de introspección. De volver al pasado pero al mismo tiempo asumir el presente. Dejarme llevar. Algo que empieza con un prometedor y descarado Papercut, para luego vibrar con gran presencia de guitarra en One Step Closer, su primer single y uno de sus mayores hitos, antes de confesarse con With You y Points of Authority, uno de sus mejores temas de siempre. Entonces llegamos casi al ecuador y una de las historias más desgarradoras adquiere forma en Crawling, para luego salir corriendo en Runaway y aterrizar en un agresivo y contundente By Myself. Y llega el tema. Pista, canción número 8. Mi número favorito. Mi favorita. In The End. El himno de mi adolescencia que tantas veces me acompañaba antes de momentos importantes o que yo consideraba decisivos. Trascendentales. Nunca una canción significó tanto con tan poco. Tan sencilla en apariencia, con ese inicio electro que simulaba un piano tradicional y las estrofas rapeadas que luego estallaban en un estribillo reconocido internacionalmente y que podría ser considerado como un recurso fácil en filosofía de vida cuando eres un teenager. “I tried so hard and got so far but in the end it doesn’t even matter. I had to fall to lose it all, but in the end it doesn’t even matter”. A continuación, uno se desinhibe con A Place For My Head y Forgotten, que avisan un poco del potencial evolutivo del grupo y de lo que vendría a partir de su siguiente álbum. En A Cure For The Itch dejan rienda suelta Joe Hahn y finaliza el recital con el precedente más preciso y absoluto de su futuro Numb, Pushing Me Away. Demostrando que se adaptarían a un escenario mainstream con tintes muy pop y pegadizos. Que serían carne de MTV, para entendernos.

Han pasado 37 minutos y 48 segundos desde que emprendí un breve pero intenso viaje musical al pasado. El mismo tiempo exacto que dura el Hybrid Theory, un álbum que para muchos como yo significó un antes y después en nuestras vidas. Como aquel primer gran amor adolescente o aquel inolvidable verano al lado de la playa rodeado de alemanas. Puede que por eso, aún casi 14 años después, lo siga teniendo tan y tan idealizado. Puede que no sea el mejor álbum de Linkin Park para los críticos y expertos, pero para mí y apuesto que no soy el único que lo piensa, es su álbum. El álbum.

“I tried so hard and got so far but in the end…”

Jordi Iglesias | @Chopi_8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s