Centauros del desierto

“Centauros del desierto” dirigida por John Ford, protagonizada por John Wayne, Vera Miles y J.Hunter y estrenada en el año 1956, No es una película de vaqueros, es mucho más.

Cuando se abre una puerta, se cierra otra. Esta podría ser la típica frase hecha que la gente dice sin conocer muy bien su significado, sin embargo, si transcurren dos horas entre que una puerta se abre y otra se cierra, y entre medias John Ford nos cuenta una historia, la cosa cambia. Y bastante. Si a eso le unimos los grandiosos exteriores de Monument Valley (Arizona), las magníficas actuaciones de John Wayne y de Jeffrey Hunter en el papel de buscadores (O Searchers, que es como se tituló la película en el mundo anglosajón) , y sobre todo la historia y el talento para las narraciones visuales que tenía el bueno de John Ford, el resultado es una de las mejores películas de todos los tiempos. Esta película supone la culminación del cine “Fordiano”. Como he dicho antes, esta es más que una simple película de vaqueros.

Centauros del desierto
Centauros del desierto

Los farallones verticales de paredes lisas, que se asemejan a esbeltas catedrales góticas levantadas sobre arena de tonos ocres, dorados y rojizos sirven de marco incomparable a una película épica por su historia, personajes y desarrollo. Ethan Edwards es un soldado que en su momento prestó juramento a la confederación. Tras la derrota de la misma, y la suya propia, vaga tres años por la miseria de la derrota con la única compañía de sus medallas, su sable y su caballo.

Estamos acostumbrados a ver a John Wayne en el papel de justiciero. Aquí es un soldado incapaz de reintegrarse y que solo encuentra desahogo en la violencia y en el racismo contra el indio. Crea un papel inolvidable en la historia del cine. Un hombre de comportamiento errático, vengativo y cercano a la psicopatía, que se ve obligado a emprender un viaje épico cuyo objetivo no es tanto recuperar a su sobrina secuestrada por los comanches sino escapar de sí mismo. Muy a su pesar se convierte en un héroe.

Es la historia de una obsesión, la de Ethan por encontrar a su sobrina, y por qué no decirlo, su propia humanidad. Es el dibujo magnífico de los personajes, unos apenas esbozados y otros desgarrados. Unos brillantes, y otros como Ethan, no tanto. Es el uso perfecto de los exteriores y de la perspectiva. Se han rodado muchísimas películas en Monument Valley, pero ningún director consigue sacar el mismo jugo que John Ford.

Centauros del desierto
Centauros del desierto

Y ojo que no soy el único que la considera como una de las mejores películas de la historia del cine, el propio Steven Spielberg, afirmó lo mismo de esta cinta. Su admiración por ella queda clara en los continuos guiños que hace en “La Guerra de las Galaxias”, “Salvar al Soldado Ryan” y en el “Corazón púrpura”. Pero “Centauros del desierto” no ha servido de inspiración sólo para el bueno de Steven, Clint Eastwood también toma como referencia este film para sus películas de vaqueros, y de no vaqueros. Lo mismo sucede con Scorsese.

Todo esto me hace reafirmarme en lo que comenté al inicio del artículo, esta película es mucho más que una de vaqueros.

Pablo Blanco | @PabloBlanco_R

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s