Rayuela

Llevaba mucho tiempo pensando si lanzarme al mundo de la literatura clásica pero a decir verdad nunca había encontrado el momento ideal para ello, a veces por falta de tiempo y otras por miedo a no estar preparado para disfrutar o entender un libro de ese tipo. Cierto es que me encanta leer y que un libro siempre ha sido un elemento que nunca ha faltado en mi mesa de noche. Por ella han pasado libros de todos los colores; desde series como “Harry Potter”, “Millenium” o “El Señor de los Anillos” hasta biografías, pasando por algún libro deportivo, alguno de Ken Follet o John Grisham (entre otros  autores), incluso algún libro empresarial. Pero siempre había tenido la inquietud de comenzar con algún clásico, ese tipo de libros que los que los han leído te recomiendan no morir sin haber leído. Para ello decidí hacerme una lista con todos los libros que me gustaría leer (sí, de esas listas de cosas que al final no terminas haciendo nunca). Tras haber hablado con algún amigo puesto en el tema y bucear un poco por internet, configuré una lista formada por unos 60 libros, en ella aparecían libros de Kafka, Paulo Coelho, Tolstoi, Hemingway, Dickens, Shakespeare, Dostoievski, García Lorca o García Márquez . Y casualidades de la vida, he comenzado por un libro que no aparecía en ella.

Un día hablando con un amiga sobre este tema me recomendó el que era su libro favorito, yo, más o menos ya tenía decidido comenzar por “El Principito”, un libro bastante sencillo y que a mí me parecía perfecto para iniciarme, pero me recomendó tan encarecidamente el suyo que me hizo cambiar de opinión. Es cierto que también me avisó de lo especial  del libro, pero como además me lo podía dejar esa misma tarde decidí lanzarme. El libro era “Rayuela” de Julio Cortázar y tras haberlo terminado hace un par de días me gustaría compartir con vosotros mi experiencia con este libro. Antes del análisis,quiero dejar clara una cuestión. ¿Recomiendo este libro? Totalmente. Aunque más tarde os explicaré un poquito más esto.

Rayuela. Julio Cortázar
Rayuela. Julio Cortázar. (Foto: panfletonegro.com)

Julio Cortázar, belga de nacimiento aunque argentino de corazón (posteriormente elegiría la nacionalidad francesa como protesta contra el gobierno argentino) es considerado como un adelantado a su tiempo por su estilo innovador y vanguardista, algo que queda claro en el libro del que hoy hablamos, considerado como la obra cumbre de Cortázar. “Rayuela” no sólo rompe con los esquemas de lo escrito hasta ese momento por su autor, que había alcanzado el éxito con libros de cuentos como “Bestiario” o “Final de fuego”, si no también con lo publicado hasta ese momento tanto en Europa como en América. Las publicaciones hasta ese momento siempre seguían un guión y una estructura establecidas, pero las diferentes lecturas que ofrece Cortázar hacen que se diferencie radicalmente de lo establecido.

Esta es su característica principal. El libro consta de 155 capítulos pero puede ser leído de varias formas diferentes. La primera sería de forma convencional, es decir, del capítulo 1 al 155, personalmente no la recomiendo porque creo que le quita la esencia al libro, además de que al leerlo de esta forma, la parte final se puede hacer demasiado pesada. La segunda sería la que Cortázar llama tradicional, que consistiría en leer del capítulo 1 al 56 prescindiendo del resto. Estos capítulos corresponden a la historia propia del libro, que siguen la estructura que podría seguir cualquier otra novela. Por último nos quedaría la lectura que nos indica el tablero de dirección al comienzo del libro (la que yo recomiendo) que comienza en el artículo 73, donde al final de cada capítulo se nos indicará por donde continuar. Es aquí donde se establece la primera unión del libro con el juego infantil que le da título, ese saltar de capítulo en capítulo tan similar a la forma en la que los niños juegan a “Rayuela”. En esta lectura se mezclan los dos libros en los que podríamos decir que se divide “Rayuela”, aunque realmente el primero se divide en dos a su vez. Mi objetivo en este artículo no es destriparos el contenido del libro ni realizar ningún spoiler, por lo que no quiero entrar mucho en los entresijos de la historia, pero sí comentar los aspectos claves.

La primera parte de ese primer libro se desarrolla en París y nos habla de la relación entre Horacio Oliveira y Lucía ‘La Maga’. Él un tipo educado, culto e insatisfecho por naturaleza, siempre en la búsqueda de algo que ni él mismo sabe lo que es, pasa las horas reunido con sus amigos de ‘El club de la serpiente’, donde se habla de música, filosofía y literatura. Ella diametralmente opuesta a él, tendrá muchos problemas para involucrarse en esas conversaciones. En la segunda mitad de esta primera parte, Horacio se mudará a Buenos Aires, donde transcurrirá el final de la historia. El segundo libro es totalmente diferente, en él aparecen recortes de periódico, estrofas de canciones o poesías, apuntes sobre la ciudad de París e incluso relatos cortos de otra historia. A veces todo este batiburrillo de cosas complementa la historia principal y ayuda a entender el mundo interior de alguno de los personajes (algo clave del libro), y otras parece por decirlo de forma simple, son cosas que se le pasan por la cabeza a Cortázar. Es como si mientras escribe la historia otro pensamiento le inundara la mente y lo escribiera al final del libro.

Julio Cortázar. (Foto: contrapoder.com.gt)
Julio Cortázar. (Foto: contrapoder.com.gt)

Como he dicho al inicio del artículo es un libro que recomiendo aunque a decir verdad he tenido algún problema con él, pues como se suele decir, los inicios nunca son fáciles. Para mí que no estoy acostumbrado a este tipo de libros me costó cogerle el truco al principio, si bien la historia de la primera parte se deja leer muy fácil, al intercalar capítulos de la otra segunda parte, a veces se puede hacer un poco pesado, pero cuando vas entendiendo tanto la historia como a su autor le vas cogiendo el gusto, por ello también recomiendo ponerse un poco en situación, buscando información sobre Cortázar y de la obra en particular para poder entender mejor el contexto. Creo que “Rayuela” es uno de esos libros que se disfruta más en una segunda o incluso en una tercera lectura. Como he dicho os recomiendo totalmente este libro, tanto a los asiduos a los clásicos que aún no lo hayáis leído como a los que como yo, estéis pensando lanzaros al interesante mundo de la literatura clásica. Entro ahora en un periodo de reflexión para decidir cuál será mi siguiente parada, eso sí, prometo compartirlo con vosotros.

Pero lo malo del sueño no es el sueño. Lo malo es eso que llaman despertarse…

Julio Cortázar, Rayuela.

Ramón G. | @ramongmz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s